Se acabaron las vacaciones


Se acabaron las vacaciones





Mi mamá decía que el tiempo pasaba más rápido cuando uno se estaba divirtiendo yo siempre pensé que tenía razón y por supuesto todavía dificulto que haya un tiempo más divertido que las vacaciones, especialmente las de verano.

Pero entonces ¿por qué nos invade ese sentimiento de anticipación, esa sensación tan inexplicablemente feliz si se nos acabaron las vacaciones? Regresar al colegio es agradable pero lo es mucho más cuando nos damos cuenta que es ¡nuestro último año!

Nos encontramos otra vez con los amigos que dejamos de ver al comenzar las vacaciones y tenemos mucho que contarnos. Nos faltan horas para compartir lo que hicimos o dejamos de hacer. Recordamos a los que se acaban de graduar y nos cuesta creer que finalmente llegó nuestro turno: Ahora somos los “más grandes”. Somos los estudiantes del último curso, ¡los SENIORS! No podemos imaginar que hace solo unos años éramos tan chiquitos como esos que están llegando. Pero así fue…

Hay tantas cosas que queremos hacer y tantas otras que no queremos hacer. Somos adultos y nuestros padres y maestros se empeñan en creer que seguimos siendo niños y pretenden que desperdiciemos nuestro ultimo año ¡ESTUDIANDO! Tenemos tantos planes para divertirnos y desde el día que llegamos nos dan tareas, proyectos y nos fijan exámenes.

Por un lado a la mayoría de los estudiantes del ultimo año les da “senioritis”. Los síntomas son claros y precisos: los jóvenes adultos y sofisticados sufren una regresión impresionante. No quieren seguir las reglas del colegio, no quieren hacer las tareas y las normas se aplican solo a los demás. La regresión es tal en algunos que parecen estar reviviendo la historia de Peter Pan, el niño que se negaba a crecer y aceptar su responsabilidad. A la misma vez que exigen que se les trate con respeto, como adultos, que se les den privilegios quieren también que los comprendan y les perdonen todas las tonterías que se les ocurra hacer. A otros les da por realizar actos de vandalismo en la creencia de que están haciendo una gracia y su crimen va a quedar impune porque el o los culpables nunca van a ser hallados. A veces son realmente muchachadas que se les van de las manos y luego no pueden controlar. Otras veces se involucran en tantas fiestas y actividades de recaudación de fondos para la celebración que ponen en peligro su propia graduación.

Por otro lado, los padres se dan cuenta de pronto que sus “niñitos” se les van a ir del nido y el mismo temor de que crezcan y se les vayan, los hace actuar tratando de controlar y sobreproteger. Sinceramente no se habían dado cuenta que los hijos eran “casi” adultos y no están seguros que puedan sobrevivir solos en el mundo de allá afuera. Una buena conversación ADULTA de ambos lados ayudan a manejar el miedo, la ansiedad normal ante una situación totalmente nueva.  Se acabaron las vacaciones. Ha llegado el momento de decidir. Puedes hacer de este año escolar el mejor o el peor de tu vida y la decisión es SOLO tuya. Recuerda lo que decidas hoy va a tener consecuencias importantes en tu futuro. ¡Decide bien! Te deseo lo mejor.