LA PRIMERA LIGA MAYOR: LA ASOCIACIÓN NACIONAL 1871-1875


LA PRIMERA LIGA MAYOR: LA ASOCIACIÓN NACIONAL 1871-1875





La primera liga de Béisbol profesional de Norteamérica, la Asociación Nacional de jugadores Profesionales de Béisbol, fue también la primera liga mayor. Contaba entre sus filas a los equipos más fuertes y los mejores jugadores. Los jugadores controlaban la liga y disfrutaban de plena libertad de movimiento y de firmar contrato. El apoyo financiero llegaba a los clubes a través de accionistas e inversionistas, los cuales conseguían más prestigio que recompensa monetaria por su patrocinio. En esta relación, los salarios de los jugadores tenían más prioridad que las ganancias de los inversionistas.

La Asociación Nacional fue concebida en una sola noche de Marzo de 1871. En su estructura la liga se asemejaba a la antigua liga amateur Asociación Nacional, cuya constitución se modificó para servir intereses profesionales y se adaptaron sus reglas de juego. La admisión en la liga profesional requería el pago de una cuota de 10 dólares, en franco contraste con la multimillonaria suma que se paga ahora por una franquicia de grandes ligas. Como su predecesora, la profesional Asociación Nacional carecía de un calendario fijo de juegos: cada equipo debía jugar 5 veces en la temporada con cada rival, con las fechas de juego a ser fijadas por común acuerdo. El pennant de campeonato lo ganaba el equipo con más victorias y un comité de campeonato estaba apoderado para litigar cualquier disputa.
Charlie Gould
Charlie Gould

Aunque la Asociación Nacional dominó el béisbol organizado en 1871-1875, sus defectos estructurales presagiaban su futura desaparición.

La organización regenteada por los jugadores tenía poco control sobre sus jugadores y equipos. La fácil política de admisión provocaba la deserción frecuente, ya que era fácil para los equipos desencantados olvidarse de 10 dólares. Debido a la ausencia de un calendario de juegos, pocos equipos jugaban las cuotas requeridas de partidos. El uso de árbitros voluntarios fue otro de los puntos de discordia, así como el precio de las entradas y la repartición de los beneficios de las taquillas. De hecho, la mayoría de los equipos tenían pérdidas y estas pérdidas encendieron la tea de la discordia entre jugadores e inversionistas. Los críticos acusaban a la liga de no mantener la disciplina sobre los jugadores, especialmente sobre aquellos que incumplían contratos, jugaban borrachos y que arreglaban juegos con los apostadores. Estos problemas sin solución sembraron la semilla del eventual colapso de la liga, pero mientras tanto, La Asociación Nacional también ofrecía a los espectadores un béisbol vistoso y atractivo.
LAS CAMPAÑAS DE LA ASOCIACION NACIONAL
Hartford Team, 1875
Hartford Team, 1875

La campaña de la Asociación en 1871 se caracterizó por una excitante batalla entre tres: Chicago White Stockings, Philadelphia Athletics y los Boston Red Stockings de Harry Wright. El equipo de Chicago, que tenía un nuevo parque con 7,000 asientos de madera y se ufanaba de tener una super-estrella con salario de $4,500.00 entre sus filas, marcó el paso en la delantera hasta que un trágico incendio destruyó su parque. Obligados a jugar el resto de la temporada en la ruta, los White Stockigns finalizaron en tercero y se retiraron de la liga hasta 1874. Al final de la temporada los Athletics y los Red Stockings habían ganado 21 juego cada uno, pero el comité del campeonato acreditó el pennant a los Athletics, quienes tenían menos derrotas.

El reclamo de Harry Wright de que sus Boston Reds se habían acercado más al cumplimiento del calendario, fue desestimado. Así, a pesar de las continuas diferencias y un devastador incendio, la Asociación Nacional tuvo un debut auspicioso.
Al Spalding
Al Spalding

La mayoría de los clubes tuvo ganancias y solo uno se retiró de la competencia. En la reunión anual de la Asociación, los profesionales reforzaron su posición en la liga eligiendo a uno de los suyos, Bob Ferguson de los Brooklyn Atlantics, como presidente.

Once clubes iniciaron la campaña de 1872. Pero las esperanzas de presenciar un disputado torneo fueron destrozadas por el poderoso equipo Boston Reds de Harry Wright, que se paseó hasta el campeonato con récord de 39-8. Con estrellas como el lanzador Al Spalding, el infielder Ross Barnes ( cuya habilidad bateando el toque de bola le permitió sacar ventaja de la regla que aceptaba como bueno el tercer foul en el toque ), y el campocorto George Wright, los Red Stockings ganaron el primero de cuatro pennants consecutivos. Ellos fueron los primeros de muchas dinastías poderosas por venir, un fenómeno que, durante el curso de la historia del béisbol de grandes ligas, de forma reiterada convirtió en quimera la idea de balance competitivo.
Ross Barnes
Ross Barnes

Con nueve equipos en la competencia de 1873, los Red Stockings ganaron su segundo pennant en un repunte de final de temporada, para adelantarse a los punteros Philadelphia “Phillies” 0 “Whites”. Dos recién llegados a Boston, el receptor Jim White y el outfielder Jim O´Rourke, contribuyeron al récord ganador de los Reds con 43-16. Aunque las ganancias de la liga en sentido general no eran las mejores, solo un club salió de competencia durante la temporada.

En 1874 los Reds de Wright alcanzaron un récord de 52-18, para vencer a los New York Mutuals por 7.5 juegos. Ese año el equipo de Wright fue el único en completar el calendario de juegos, un logro impresionante tomando en consideración que el equipo de Wright, junto a los Philadelphia Athletics, se embarcó en un tour de seis semanas por Inglaterra, con la esperanza de persuadir a los deportistas británicos para que adoptaran el “Juego Nacional” de los norteamericanos. Al igual que esta última misión la campaña de 1874 fue un fracaso financiero.

Aunque solo un club se retiró de la carrera, las acusaciones de apuestas y juegos arreglados, empañaron la reputación de la liga.

La temporada de 1875 fue la ultima campaña de la Asociación Nacional.

Trece equipos entraron al torneo, pero la batería de Boston encabezada por Spalding, Barnes, O´Rourke, White y George Wright, aplastó a todos los rivales. Con cuatro jugadores de Boston en los primeros lugares de bateo, los Reds alcanzaron un récord de 71-8 para finalizar 15 juegos por delante de su más cercano seguidor. De los 13 contendores, siete salieron de competencia y no finalizaron la temporada de 1875.
Henry Chadwick
Henry Chadwick

Ahora en franca desbandada, la Asociación Nacional cayó en problemas de desbalance competitivo, perdidas financieras y excesiva libertad de sus jugadores. El momento se prestaba para una purga reformadora, y una nueva camada de directores de clubes, encabezados por William A. Hulbert de los Chicago White Stockings, impulsó la creación de una liga rival de béisbol organizado, que sirviera a los mejores intereses de los propietarios de los clubes.

Pero la precursora Asociación Nacional no se puede catalogar en manera alguna como un fracaso. A pesar de sus debilidades, la Asociación había popularizado el béisbol profesional. Patrocinadores como Henry Chadwik, el innovador cronista deportivo que entonces llevaba el titulo de “Padre del Béisbol” publicitó la liga con su cobertura de los juegos y con sus guías repletas de estadísticas. El trabajo de Chadwick aportaba un detalle completo de los juegos y sus resultados, incluyendo una nueva versión que él diseñó en 1876. Tal cobertura aumentó la popularidad del juego y motivó asimismo la cobertura por parte de los principales periódicos. Chadwick también participó en el comité de reglas de la Asociación, el cual aprobó una nueva regla que permitió a los lanzadores que tiraban por debajo del brazo, lanzar una curva utilizando el contorneo de la muñeca. Pero la propuesta quijotesca de Chadwick para aumentar a 10 el número de jugadores, nunca tuvo éxito.

El más sólido innovador de la Asociación era Harry Wright, quien dio un gran valor a la promoción profesional. La nómina de Wright en Boston era la más alta del béisbol hasta principios de la década de 1880. Como manager de Boston, Wright manejaba un presupuesto anual de $ 35,000.00 y manejó de manera creativa asuntos tales como mantenimiento del terreno, diseño de herramientas, promoción publicitaria, reclutamiento y entrenamiento de jugadores. La maestría de Wright se reflejó en el impresionante éxito de su equipo. Fue honrado en aquellos años como “Padre del Béisbol Profesional ” y sus colegas envidiosos a menudo se referían a la Asociación Nacional como “la liga de Harry Wright”.