CAMPAÑAS DE POSGUERRA: LA, 1946-1960


CAMPAÑAS DE POSGUERRA: LA, 1946-1960





Durante esta época la Liga Americana estuvo detrás de la LN tanto en el desempeño ofensivo como en la asistencia a los estadios. Los observadores culpaban a los propietarios de la LA por este cambio de suerte, por haber sido poco diligentes comparado con la LN en la contratación de jugadores estelares de las ligas negras y en la ocupación de sitios promisorios como los Angeles y San Francisco. Pero el mayor problema de la LA era la superioridad absoluta de su propio equipo los Yankees de New York. Con su victoria en 11 de las 15 temporadas de posguerra, los Yankees se burlaban del concepto de equilibrio competitivo. Peor aun, con su perenne dominio, New York atraía la mayor cantidad de fanáticos en la LA, en detrimento de sus competidores en desventaja. De hecho, la magnitud de la opresión Yankee fue tal que después de 1948 ningún equipo de la LA con excepción de los Yankees ganó una Serie Mundial hasta 1966. Por su parte, los Yankees ganaron 9 titulo mundiales, manteniendo así el dominio de la LA en esta prueba de fuerza anual entre las mayores por sí solos. Sin embargo para finales de esta era, la creciente fortaleza de la LN se ponía en evidencia con la victoria de sus equipos en tres de las ultimas Series Mundiales y por su triunfo en 9 de los 17 juegos de estrella de esta era.

Pero cuando las primeras tres campañas de posguerra produjeron un campeón diferente, las esperanzas de equilibrio competitivo se veían esperanzadoras. En 1946 los Medias Rojas de Boston ganaron su primer pennant de la LA desde 1918 para ayudar a alimentar esta ilusión. El bateo de los Medias Rojas fue el mejor de la liga estuvo encabezado por Ted Williams con .342-38-123 al bate, las 45 victorias combinadas de los lanzadores Dave “Boo” Ferris y Tex Hughson, llevaron a los Medias Rojas a ganar 104 juegos con fácil ventaja de 12 juegos sobre los defensores Tigres de Detroit.

Pero después que los Medias Rojas cayeron en una Serie Mundial luchada hasta el séptimo juego frente a los Cardenales, pasarían otras dos décadas antes de que el club ganara otro pennant de la LA.

Feller HeadlinesBob Feller

A medida que los Medias Rojas cayeron al tercer lugar en 1947, los Yankees se repusieron de un tercer lugar el año anterior para anotarse el primer pennant de postguerra. DiMaggio bateó .315 con 20 vuelacercas y 97 RBI para encabezar el bombardeo del equipo que promedió .271. Además de encabezar la liga en cuadrangulares y bateo, los Yankees también confeccionaron el mejor staff de lanzadores; Allie Reynolds recién adquirido de Cleveland, ganó 19 y los novatos Specs Shea y Vic Raschi se combinaron para ganar 21. El relevista Joe Page ganó 14 y empató el liderato de la liga en salvados con 17. Esto fue suficiente para llevar al equipo de Bucky Harri a aventajar por 12 juegos a los Tigres que quedaron en segundo lugar. Entonces, por segunda vez, los Yankees acabaron con los Dodgers en la Serie Mundial.

El año siguiente los Yankees, Medias Rojas, y los Indios se enfrascaron en una lucha furiosa por el pennant que terminó con un empate entre los Indios y los Medias Rojas. Para resolver este primer tranque en la historia de la LA, los dos equipos se enfrentaron en Boston en una Serie a muerte súbita. Al vencer a los Medias Rojas 8-3 en este juego, Cleveland ganó el pennant de 1948 en la LA para proceder a derrotar a los Bravos de Boston en la Serie Mundial.

El mejor bateo de la liga (.282), así como los mejores desempeños en cuadrangulares (155), picheo, y defensa motorizaron a los Indios, cuya asistencia en casa superó a los 2 millones de fanáticos siendo la mejor de esta época. El jugador-manager Lou Boudreau encabezó a los Indios con promedio de .355; el jardinero Dale Mitchell bateo .336, y el jardinero Larry Doby, quien se unió al equipo en 1947 como el primer jugador negro de la LA, bateó .301. los lanzadores Bob Lemon, Bob Feller, y Gene Bearden fueron responsables de 59 victorias, pero el staff de lanzadores recibió un importante refuerzo cuando el propietario Bill Veek Adquirió el legendario veterano Satchel Paige de la grandes ligas negras. Paige aportó 6 victorias y un juego salvado a la causa de su equipo.

Casey StengelCasey Stengel

En este punto, los recuperados Yankees frustraron todas las esperanzas de que este patrón de equilibrio competitivo en la liga continuara. Reagrupados bajo la dirección de Casey Stengel, los Yankees atraparon 10 de los siguientes 12 pennants de la LA, incluyendo el récord de obtener 5 seguidos a partir de la conquista del de 1949. En la tórrida carrera de 1949, los Yankees afectados por lesiones sacaron un juego de ventaja a los Medias Rojas. Necesitando un par de victorias para alcanzar y conquistar a los Medias Rojas, los Yankees fueron anfitriones del equipo de Boston en los días de cierre de campañas y ganaron ambos juegos. Las contribuciones claves incluyeron al lanzador relevista Joe Pages con 27 salvados y 13 victorias, y la contribución ofensiva del adolorido DiMaggio que fue de .346-14-67. Aunque estuvo fuera de juego gran parte de la temporada debido a lesiones, las proezas del Yankee Clipper ayudaron a opacar la tremenda temporada que tuvo Williams con los Red Sox. Promediando .343 al bate que fue apenas sobrepasado por George Kell, y sus 43 cuadrangulares con 159 empujadas que fueron los mejores de la liga.

The Year the Yankees lost the pennant- a novelDamn Yankees!

Durante las tres siguientes temporadas los Yankees ganaron 3 carreras cerradas, aventajando a los Tigres por 3 juegos en 1950, a los Indios por 5 juegos en 1951, y a los Indios por 2 juegos en 1952. Pero no se pararon ahí. Al ganar su quinta campaña seguida en 1953, los Yankees disfrutaron de su primera ventaja cómoda en su cadena de victorias al dejar atrás a sus perennes perseguidores los Indios por 8.5 juegos; ganando la cantidad récord de 5 pennants consecutivos en la LA, el gran trío de lanzadores de los Yankees Allie Reynolds, Vic Raschi, y el zurdo Ed Lopat se combinaron para un récord luminoso de ganados y perdidos de 255-117. Ese total de victorias incluía dos no-hitters lanzados por Reynolds en la campaña de 1951. En 1950, el futuro miembro del Salón de la Fama Ed “Whitey” Ford se unió al staff de los Yankees; su desempeño de 9-1 en el montículo fue el factor decisivo para el éxito de la estrategia del equipo en esa campaña. Ofensivamente, el manager Stengel confió en las estrellas tales como DiMaggio y el receptor Yogi Berra además de haber combinado con éxito las actuaciones ofensiva de los diestros jardineros Hank Bauer y Gene Woodling.

Whitey FordWhitey Ford

Cuando la edad afecto a Joe DiMaggio, quien se retiró después de la temporada de 1951, y cuando la guerra de Korea les arrebató a jóvenes estelares como Ford y Billy Martin reclutados para el servicio militar, el gerente general George Weiss llamó algunas estrellas nacientes como Mickey Mantle y Gil McDougald de las sucursales de los Yankees. Mediante sabias negociaciones Weiss también obtuvo a jugadores de rendimientos como Johnny Mize al lanzador Ed Lopat, y al lanzador relevista Bob Kuzava. En las acciones de la Serie Mundial, los despiadados Yankees capturaron 4 clásicos al hilo. En tres ocasiones, en 1949, 1952, y 1953, sobrepasaron a los Dodgers. En 1950 barrieron a los “Whiz Kid” Phillies, y en 1951 derrotaron a los “Milagrosos Gigantes” en 6 juegos. En dos de esos encuentros, Kuzava con su picheo relevista fue el factor decisivo. Y en la cumbre de su racha exitosa en 1953, los Yankees podían darse el lujo de decir que habían ganado sus últimos 7 encuentros de Serie Mundiales.

Mickey MantleMickey Mantle

El año siguiente, los Yankees ganaron 103 juegos, su mejor récord bajo la dirección de Stengel, pero los Indios de Cleveland piloteados por Al López ganaron el pennant de 1954 con un récord de todos los tiempos para la LA: 111 victorias. El segunda base Bobby Avila promedió .341 al bate ganando el título de bateo de la liga, Larry Doby engarzó 32 cuadrangulares y empujó 126 carreras para encabezar la liga y a su equipo en un año en que los Indios bombardearon la liga con 156 cuadrangulares. Con una efectividad de 2.78 el staff de lanzadores del equipo no tuvo comparación; el trío de abridores formado por Early Wynn, Bob Lemon, y Mike García, fue responsable de 65 victorias. Pero al igual que los Cachorros de Chicago de 1906, quienes perdieron la Serie Mundial de ese año después de ganar una cantidad de juegos récord para la liga mayor de 116, los Indios cayeron ante los Gigantes de New York quienes los barrieron rumbo a la victoria en la Serie Mundial de 1954.

La victoria de 1954 fue también el último pennant ganado en la LA por Cleveland hasta el día de hoy. Pues a seguidas continuó lo que fue una reinstauración de la tiranía Yankee. Reagrupándose en 1955, los Yankees procedieron a ganar una hilera de 4 pennants de la LA consecutivamente. Pero para esta época la mayoría de los héroes de 1949-1953 se habían ido. Con el fin de reemplazar al grandioso trío de lanzadores Reynolds, Raschi, y Lopat, Weiss hizo intercambio adquiriendo a los lanzadores Bob Turley y Don Larsen y llamó al receptor Elston Howard, el primer jugador negro en vestir el uniforme de los Yankees, quien vino de una sucursal. En una carrera cerrada en 1955 los Yankees sacaron 3 juegos de ventaja a los Indios, con Berra ganando su tercer premio MVP gracias a su gran desempeño ofensivo en el último momento. Berra promedió al bate un modesto .272, y sus 27 cuadrangulares empujaron 108 carreras. El jardinero Mantle promedió .306, y sus 37 vuelacercas encabezaron la liga a la vez que aportaban 99 carreras empujadas. Ford encabezó a la LA en victorias con 18. Pero en las acciones de la Serie Mundial, los Dodgers finalmente se vengaron de sus verdugos Yankees al ganar el clásico de otoño en 7 juegos.

En 1956 Mantle tuvo una campaña de Triple Corona (.353-52-130) además las 19 victorias de Ford como lanzador sirvieron para guiar a los Yankees a ganar el banderín con 8 juegos sobre los Indios. Posteriormente a esa victoria, los Yankees enfrentaron a los Dodgers de Brooklyn para participar en la séptima y última “Serie Mundial de Subterráneo”. La próxima vez que estos dos rivales se encontraran, los Dodgers habrían de representar a la Ciudad de los Angeles en la costa Oeste. Lo que siguió fue una batalla épica que los Yankees ganaron en 7 juegos. Pero el picheo brillante de Larsen en el quinto juego dio a esta Serie un carácter de inmortalidad. Con la Serie empatada en 2 juegos, Larsen lanzó un juego perfecto; fue el primer no-hitter en la historia de la Serie Mundial y el primer juego perfecto lanzado en las mayores en mas de 30 años. Pero los tercos Dodgers dieron la batalla por dos juegos más antes de caer.

The Yanks?Champs AgainThe Yanks – Champs Again

Los Yankees ganaron dos pennants más de la LA durante la dos siguientes campañas. En 1957 los Bombarderos de Bronx utilizaron el mejor bateo y picheo de la liga para hundir a los Medias Blancas en el segundo lugar a 8 juegos. El aporte ofensivo de Mantle de .365-34-94 le mereció al super estelar ambidextro otro premio MVP. El novato paracorto Tony Kubek mereció los honores de Novato del Año con su promedio de .297 además el novato Tom Sturdivant encabezó el staff de picheo con 16 victorias. Sin embargo, los Yankees de 1957 perdieron la Serie Mundial en 7 juegos frente a los transplantados Bravos de Milwaukee. Pero los Yankees de 1958 vengaron esa derrota. Ganando fácilmente 10 juegos delante de los Medias Blancas piloteados por Al López, los Yankees encabezaron la LA en bateo colectivo, cuadrangulares y picheo. Turley encabezó la liga en victorias con 21y Mantle encabezó a los toleteros de la liga con 542 vuelacercas. Entonces, en la revancha con los Bravos, lo incisivos Yankees se repusieron de un déficit 3-1 para ganar la Serie Mundial de 1958 en 7 juegos.

Lou Boudreau

Lou Boudreau

El año siguiente la baja productiva de Mantle y Turley contribuyó a que los Yankees terminaran en tercer lugar. Este colapso permitió a los eternos segundones, los Medias Blancas de Chicago piloteados por Al López ganar la Serie Regular con 5 juegos de ventaja sobre los Indios. Los Medias Blancas batearon para un deslucido promedio de .250 pero encabezaron la liga en bases robadas, defensa, y picheo. El lanzador veterano Early Wynn, futuro inquilino del Salón de la Fama, se anotó 22 victorias en su última campaña de grandes aportes y los relevistas Turk Lown y George Staley estaban al frente del mejor bullpen de la liga. Sin embargo, los Medias Blancas perdieron la Serie Mundial de 1959 frente a los Dodgers de los Angeles.

Ese Otoño la decisión de los propietarios de los equipos de la LA de expandir la liga a 10 equipos en 1961 tocó campanas fúnebres al consagrado formato de 8 clubes de la liga y a las campañas de 154 juegos. Al terminar la época de la posguerra con la campaña de 1960, los Yankees se repusieron y ganaron por 18 juegos a los Orioles de Baltimore. Aunque Weiss estaba a punto de dejar la escena con los Yankees, volvió a cerrar un sagaz trato con el intercambio en que obtuvo al jardinero Roger Maris de los Atléticos de Kansas City. Con Maris encabezando la liga en RBI, y Mantle en cuadrangulares, los bien artillados Yankees se enfrentaron a los Piratas en la Serie Mundial de 1960. Sin embargo, a pesar de un promedio de bateo en la Serie Mundial de .338, produciendo 3 victorias demoledoras sobre los Piratas, los Yankees perdieron el clásico en 7 juegos. Después de esta derrota, Weiss y el piloto Stengel fueron forzados al retiro, aunque resurgieron rápidamente en los Mets de New York, equipo de expansión de la LN.

Mientras tanto, al finalizar la temporada de 1960, la LA se preparaba para entrar al inicio de la era de expansión.