CAMPAÑAS DE LA EDAD DE ORO: LA 1921-1931


CAMPAÑAS DE LA EDAD DE ORO: LA 1921-1931





En esta era los sueños de equilibrio competitivo en la Liga Americana se malograron debido a que tres equipos, los Yankees, Senator, y Atléticos, dominaron las 11 carreras por el pennant. Siendo la potencia entre potencias, los señoriales Yankees, usaron el explosivo poder de Ruth para ganar 6 pennants y 3 campeonatos mundiales a la vez que aventajaban a todos los otros equipos de la LA por amplio margen.
Ed Barrow
Ed Barrow

Tan pronto se estableció, la dinastía de los Yankees perduró durante 40 años, tiempo durante el cual no pasaron tres temporadas sin que los Yankees enlazaran otro pennant en la LA. Para establecer la base de tan sorprendente dominio, los propietarios de los Yankees Jake Ruppert y Cap Huston sacaron provecho repetidamente a su colega de Boston Harry Frazee quien estaba en bancarrota financiera, para despojarlo de las mejores estrellas del equipo de los Medias Rojas de Boston. En 1919 los Yankees despojaron a Frazee de su lanzador Carl Mays, y a fin de ese año, los propietarios de los Yankees pagaron US$125,000.00 además de hacerle un préstamo de US$300,000 para atrapar la mayor presa de todas: Babe Ruth. Lo que es peor, en el curso de los años que siguieron Frazee pagó el préstamo mediante el envío de más jugadores a New York para ese entonces, la selección de los jugadores apropiados de Boston era realizada por el Gerente General Ed Barrow, quien dejó su puesto anterior como Manager de Boston para venir a New York.. Después de unirse a los yankees al final de la temporada de 1920, las negociaciones de Barrows con Frazee durante las tres temporadas siguientes le agenciaron a los Yankees la siguientes estrellas de Boston, Waite Hoyt, Sam Jones, Joe Bush, Herb Pennock, y George Pipgras, el receptor Wally Schang, y los jugadores del cuadro Everest Scott y Joe Dugan.
Lefty Grove
Lefty Grove

En el transcurso de los años 1921-1923 estas adquisiciones ayudaron a los Yankees a obtener tres pennants consecutivos a la vez que enterraban a los una vez orgullosos Medias Roja. En 1921, con Ruth engarzando 59 vuelacercas y empujando 171 carreras, y Mays obteniendo 27 victorias como lanzador los Yankees dejaron detrás a los Indios por 4.5 juegos. El año siguiente los antiguos jugadores de los Media Rojas Jones, Bush y Scott fueron vitales para ayudar a los Yankees a vencer a los Browns por un solo juego. Sin embargo, las derrotas consecutivas en la Serie Mundial frente a los rivales New York Giants, cuyo Polo Grounds compartían como co-dueños, deslució estas victorias. Pero en 1923 los Yankees, ahora con Ruppert como único dueño, se mudaron a su recién estrenado Yankee Stadium, en el cual el cuadrangular de Ruth en el día de apertura dio muestra del cambio que habría de venir. Ruth bateo .393 esa temporada, encabezando la liga en cuadrangulares, y compartiendo el liderazgo en RBI, los Yankees sacaron una fácil ventaja de 16 juegos sobre sus seguidores los Tigres. Y luego, después de perder dos de los tres juegos de la Serie Mundial de 1923, los Yankees barrieron a los Gigantes para hacerse de su primer título mundial.
Jimmie Foxx
Jimmie Foxx

Esta muestra inicial del dominio de los Yankees terminó en 1924, cuando el equipo perdió ante los Senadores de Washington por dos juegos. Este fue el primer pennant de Washington en la LA. Dirigidos por su “manager Mozo”, el segunda base Bucky Harris, los Senadores prosiguieron para vencer a los Gigantes en una lucha que llego a 7 juegos. Compitió de relevo, el veterano Walter Jhonson, se anotó la victoria en el juego final. El año siguiente los Senadores repitieron, con un poderoso promedio de bateo de .303 para dejar atrás a los Atléticos por 8.5 juegos. Sin embargo en la Serie Mundial los Senadores de 1925 dejaron escapar una ventaja de tres juegos a uno para perder frente a los Piratas en 7 juegos.

Al comenzar la temporada de 1926 para Liga Americana, la posibilidad de ver a los Yankees resurgir parecía muy remota. Apenas el año que acababa de pasar, los Yankees languidecían en séptimo lugar, a medidas que las enfermedades y la indisciplina diezmaron el desempeño de Ruth. Pero un Ruth ahora obediente regresó tan fuerte como nunca, y los jóvenes jugadores del cuadro Lou Gehrig, Tony Lazeri, y Mark Coenig dieron nueva vida al equipo. En una lucha cerrada los Yankees vencieron a los Indios por tres juegos, pero perdieron ante los Cardenales en una batalla memorable de Serie Mundial que se extendió a 7 juegos. Reponiéndose a esa derrota los Yankees de 1927 ejecutaron uno de los asaltos más devastadores en la historia de las grandes ligas. Al destrozar a lo Atléticos dejándolos atrás por 19 juegos, los Yankees promediaron .307 al bate y encabezaron a la LA en todas las categorías ofensivas significativas. Los 60 cuadrangulares de Ruth establecieron un récord para una temporada que duro 34 años, y Gehrig no se quedó atrás con sus 47 cuadrangulares y 175 RBI. En las acciones de la Serie Mundial los Yankees dispusieron fácilmente de los Piratas en 4 juegos. El siguiente año los Yankees repitieron, aunque bajo fuerte presión de los Atléticos, que terminaron 2.5 juegos detrás. Aun así los Yankees de 1938 terminaron a todo vapor vengándose de los Cardenales con una barrida en 4 juegos en la Serie Mundial.
Ossie Bluege
Ossie Bluege

El más reciente dominio de los Yankees sobre la LA terminó en 1929, cuando los poderosos Atléticos dirigidos por Connie Mack atraparon el primero de tres pennants consecutivos. La resurrección de aquella dinastía de los Atléticos que fue una vez tan poderosa fue un triunfo de la paciencia de Mack para reconstruirlos. Después que el veterano Manager-propietario desensambló su formidable equipo de 1914 los Atléticos pasaron los 7 años siguientes en el sótano de la LA. Después de salir de las profundidades en 1922, el equipo mejoró continuamente. En 1928 los Atléticos estuvieron muy cerca de detronar a los Yankees, y en 1929 los hombres de Mack ejecutaron una ofensiva comparable a la de los Yankees de 1927 para triturar a los Newyorkinos dejándolos 18 juegos atrás. El promedio de bateo del equipo de .296 estuvo encabezado por el jardinero Al Simmons, quien bateó para .365 con 34 cuadrangulares y 157 RBI para encabezar la liga, y por el primera base Jimmy Foxx quien tuvo en desempeño de .354-33-117. El cuerpo de lanzadores encabezado por Lefty Grove (20-6), George Earnshaw (24-8), Y Rube Walberg (18-11), fue el mejor de la liga. Enfrentados en la Serie Mundial los Atléticos Trituraron a los Cachorros en 5 juegos; una de las victorias del equipo incluyo una explosión devastadora de 10 carreras que dio la vuelta a un déficit 8-0 para convertirlo en una victoria 10-8.

Durante las dos siguientes temporadas, los Atléticos continuaron su dominio. En 1930 derrotaron a los Senadores por 8 juegos, y en 1931 destrozaron a los Yankees por 13.5 juegos. En la acción de post-temporada, los Atléticos vencieron a los Cardenales en 6 juegos para ganar la Serie Mundial de 1930, pero en 1931 el equipo perdió una lucha de 7 juegos frente a los Cardenales. De hecho, el pennant de la LA de 1931 habría de ser el último para el manager Mack y para los Atléticos de Philadelphia. Pérdidas financieras debido a la depresión nacional que se recrudecía forzaron al envejeciente manager a vender sus mejores jugadores para conjurar la tormenta. En el pasado estas drásticas medidas habían funcionado, y Mack había sido capaz de reconstruir su equipo. Pero la edad avanzada y las fortunas cambiantes del béisbol conspiraban contra Mack.