DINASTIAS DE LA ERA DE LA BOLA MUERTA: LA, 1903-1920


DINASTIAS DE LA ERA DE LA BOLA MUERTA: LA, 1903-1920





Al correr de los años de 1903 al 1920, “La Gran Liga Americana” de Ban Johnson se fue al frente de su rival de la LN en asistencia pero además tomó una duradera delantera sobre su rival en victorias en la Serie Mundial. Sin embargo tal dominio no fue el resultado del balance competitivo de la liga, de hecho, este sueño nunca fue materializado en época alguna de la historia de las grandes ligas hasta principios de la década de 1980. En esta primera fase de la historia de la Liga Americana, cuatro equipos, Boston, Philadelphia, Chicago, y Detroit, dominaron todas las carreras por el pennant de la liga Americana.

La primera de las mini dinastía de la Liga Americana fue la de los Boston Pilgrims, esta se apoyó en 1903 en el picheo de Cy Young, Bill Dinneen, y Tom Hughes para pisotear a los Atléticos de Philadelphia dejándolos 14.5 juegos atrás y después proseguir para ganar la primera Serie Mundial de la época moderna frente a Pittsburgh. El año siguiente Boston repitió, ganando en carrera cerrada por 1.5 juegos a los New York Highlanders. Ese año el manager John McGraw de los Gigantes se rehusó a enfrentarse a los Pilgrims en un juego de Serie Mundial, pero la controversia fue resuelta durante el invierno de 1904 con el establecimiento permanente del formato de Series Mundiales

En 1905 los Atléticos de Philadelphia guiados por el manager Connie Mack obtuvieron 87 victoria fruto del gran picheo de Rube Waddell, Eddie Plank, Andy Coakley, y Chief Bender, para sacar ventajas de solo dos juegos a los Medias Blancas . Pero con el lanzador Waddell líder de la liga, fuera por una lesión, los Atléticos cayeron ante los Gigantes en la Serie Mundial.
Ty Cobb
Ty Cobb

A medida que los Atléticos perdieron su brillo en1906, el más impotente de los ganadores del pennants, los White Sox que apenas bateaban, ganaron una carrera cerrada por 3 juegos a los Highlanders.

Para ganar, los White Sox batearon para .230 y apenas anotaron 570 carreras. Sin embargo jugando la Serie Mundial frente a los Cachorros, cuyas 116 victorias fueron el mayor número jamás obtenido por un equipo jugando 154 juegos, los White Sox ganaron 4 de los 6 juegos para ganar la serie.

Los siguientes tres pennants de la Liga Americana fueron capturado por los Tigres de Detroit, la más formidable Dinastía de la Liga hasta la fecha. Conducidos por Hugh Jennings y con el poder de los jardineros Sam Crawford y Ty Cobb, este último la sensación de Georgia quien ganó su primero de nueve títulos consecutivos de bateo de la Liga Americana para establecer un récord, los Tigres de 1907 derrotaron a los Atléticos de Mack por 1.5.

El año siguiente los Tigres ganaron penosamente sacando medio juego de ventaja frente al equipo de Cleveland dirigido por el jugador-manager Nap Lajoie, y en 1909 los Tigres detuvieron a los Atléticos por 3.5 juegos Pero en la acción de Serie Mundial los Tigres parecían gatitos. En 1907 y luego en 1908 cayeron ante los Cachorros, y en 1909 perdieron ante los Piratas.

Esas tres derrotas consecutivas en Series Mundiales enfurecieron al presidente de la AL, Johnson, sin embargo 4 victorias seguidas durante los años de 1910-1913 devolvieron la confianza en sí mismo al corpulento zar. En 1910 los renovados Atléticos de Mack, ahora ubicados en el Shibe Park , utilizaron a los lanzadores Plank, Bender, Jacks Coombs, y Cy Morgan, y las habilidades ofensivas y defensivas de su “cuadro de US$ 100,000.00” formado por Eddie Collins, Jack Barry, y Frank “Home Run” Baker, para aventajar por 14.5 juegos y estropear a los Cachorros en la Serie Mundial. El año siguiente los Atléticos repitieron; esta vez humillaron a los Tigres por 13.5 juego y luego vencieron los Gigantes en juegos de Serie Mundial.
Tris Speaker
Tris Speaker

Los Atléticos de Mack bajaron al tercer lugar en 1912, pero los recién denominados Medias Rojas de Boston, que ahora jugaban en su nuevo Fenway Park, ganaron fácilmente por 14 juegos frente a los Senadores. “Smokey Joe” Wood con su picheo de 34-5 y Tris Speaker con su bateo de .383 guiaron a los Medias Rojas, quienes continuaron la victoria en su liga con uno ganado sobre los Gigantes en la Serie Mundial. Con esta última serie, la Liga Americana tomó la delantera en esta competencia de Otoño la cual tienen hasta el día de hoy.

La Guerra contra la Liga Federal estaba comenzando cuando Mack llevó a sus repuestos Atléticos a ganar por 6.5 juegos sobre los Senadores y a otra victoria sobre los Gigantes en la Serie Mundial de 1913. En 1914 los hombres de Mack obtuvieron sus cuatro pennants de la LA en 5 años al sacar ventaja de 8.5 juegos a los Medias Rojas, sin embargo perdieron la Serie Mundial ante el milagro de Boston Braves que había venido de estar en último lugar el 4 de julio para ganar el banderín de la Liga Nacional. Durante ese Otoño, deprimido por las graves perdidas financieras debidas a la guerra contra la Liga Federal, Mack trató de restablecerse mediante la venta de algunas de sus estrellas. Como resultado de ellos los Atléticos de Mack ahora castrados pasaron las siguiente 7 campañas en el sótano de la Liga Americana.
The Star System
The Star System

A medida que los Atléticos colapsaron, los Medias Rojas y los Medias Blancas ambos fortalecidos mediante compra de jugadores vendidos por Mack, monopolizaron las siguientes 5 carreras en la Liga Americana. Con la compra de Jack Barry cedido por Mack y la pesca del lanzador de ligas menores Babe Ruth, a quien Mack había cedido, Boston fue el primero en obtener resultados.

Los Medias Rojas ganaron el pennant por 2.5 juegos al frente de los Tigres procediendo luego a vencer convincentemente a los Phillies en la acción de la Serie Mundial. Este fue el último año de la guerra contra la Liga Federal y Boston fue solamente uno de los 7 clubes de ligas mayores que tuvieron algún beneficio. Pero con los federales fuera del camino en 1916, la prosperidad económica volvió a las grandes ligas.

A pesar de cambiar a Speaker a Cleveland, donde su promedio de bateo de.386 dio fin a la cadena de 9 títulos de bateo de Ty Cobb, los Medias Rojas repitieron.

Las 23 victorias de Ruth como lanzador llevaron a Boston a ganar por 2 Juegos a los Medias Blancas y a derrotar a los Dodgers en la Serie Mundial en 5 Juegos.

LA entrada de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial en 1917 hizo que la asistencia a los estadios cayera en picada en tiempo en que el manager Clarens “Pants” Rowland condujo a sus Medias Blancas a ganar frente a Boston con 9 juegos de ventaja.
Eddie Cicotte
Eddie Cicotte

Las 28 victorias del lanzador de la bola de fuego, Eddie Cicotte, líder de todos los lanzadores de la AL, y Eddie Collins, Joe Jackson, y Happy Felsch suplieron el poder para que los White Sox se coronaran derrotando a los Gigantes en la Serie Mundial.

Pero los beneficios de la grande liga eran muy bajos en 1917, y llegaron al fondo el año siguiente, cuando el esfuerzo de la guerra hizo que en las Grandes Ligas disminuyeran su calendario de juego a 128 juegos, los Medias Rojas resurgieron para ganar la temporada de 1918 por 2.5 juegos frente a Cleveland. Y al humillar a los Cachorros en la Serie Mundial, los Medias Rojas marcaron su quinto título de Campeones Mundiales en cinco intentos. Sin embargo en este punto los Medias Rojas fueron víctimas de su propietario Harry Frazee, cuyas ventas de jugadores pronto despojaron al equipo de sus mejores estrellas incluyendo a Ruth. A medida que los Medias Rojas perdieron brillo lo mismo ocurrió con su récord de triunfos en Series Mundiales. Hasta la fecha los seguidores de los Medias Rojas están todavía esperando su sexto campeonato en Series Mundiales.

El colapso de Boston dejó el camino libre para que los poderosos Medias Blancas ganaran la Serie recortada de 1919 por 3.5 juegos frente a los rejuvenecidos Indios de Cleveland. Tras la victoria de los Medias Blancas vino la sorbida Serie Mundial de 1919, en la cual ocho jugadores de Chicago conspiraron junto a apostadores para venderle la Serie a favor de los Rojos de Cincinnati. En 1920 las ampliamente publicitadas revelaciones sobre las actividades dolosas forzaron al propietario Charles Comiskey a suspender a sus seis jugadores provenientes de los Black Sox en la última semana de una campaña por el pennant de 1920 que estaba al rojo vivo.

Despojados de sus estrellas, los Medias Blancas terminaron en segundo, un juego frente a los Yankees y dos juegos detrás de los victoriosos Indios de Cleveland. Los Indios perdieron a su paracorto estrella Ray Chapman cuando fue fatalmente golpeado en la cabeza por el lanzador Carl Mays de los Yankees. Hasta el día de hoy, este sigue siendo el único caso de fatalidad en la historia de la Grandes Ligas que ha sido el resultado directo de un accidente en el terreno de juego. En la memorable Serie Mundial de 1920 Brooklyn y Cleveland estaban empatados a dos juegos por equipo cuando el defensor de segunda almohadilla de los Indios, Bill Wambsganss aplacó un promisorio rally de los Dodgers haciendo la primera y hasta la fecha única triple matanza sin asistencia en la historia de las Series Mundiales. Y en ese mismo juego el jardinero de los Indios Elmer Smith bateó el primer gran slam en una Serie Mundial. Estos actos heroicos sumados a las tres victorias del lanzador Stan Coveleski, dieron poder a los Indios para ganar cinco juegos por dos en el clásico de Otoño de 1920. La victoria de Cleveland terminó al mismo tiempo con el monopolio de Boston, Philadelphia, y Chicago, por el pennant de la Liga Americana en la era de la bola muerta, a la vez que los 59 cuadrangulares de Babe Ruth vistiendo la casaca de los Yankees en 1920 anunciaba la llegada del estilo “big-bang” que habría de caracterizar el juego en la década siguiente a 1920.