Historia de los Red Stockings


Historia de los Red Stockings





Los Red Stockings fue el nombre original de dos de los primeros Clubes de béisbol.

Fue el primero reconocido como equipo profesional, el cual quedó invicto en 1869, y el club fundador de la Liga Nacional de 1876-1880. Después de un año fuera de juego, los reformados Rojos se unieron a la nueva Asociación Americana y obtuvieron el Pennant de 1882 por 11.5 juegos con un porcentaje de ganados de .668, este es todavía el récord del club. Siete Rojos lograron récords personales en bateo, el lanzador Will White encabezó a la Asociación con 40 ganados y el novato segunda base John “Bid” McPhee probó que ya era uno de los defensas con más clase en el negocio. Los Rojos ganaron incluso un par de juegos de exhibición de post-temporada con los White Stockings de Chicago,campeones de la vieja y poderosa Liga Nacional.

McPhee permaneció 18 años con los Rojos y se estableció como el mejor segunda base del siglo 19. Pero al club le tomaría otros 37 años antes de ganar otro Pennant. Dos veces en sus siete años siguientes en la Asociación Americana los Rojos terminaron en segundo lugar y gozaron seis temporadas ganadoras. Transferidos de la Asociación Americana a la LN en 1890 terminaron en cuarto a 10.5 del primero. Fue su más cercano final en 34 años entre 1884 y su próximo Pennant ganado en la temporada de 1919.

LOS ROJOS, 1901-61

Los Rojos terminaron en el sótano por primera vez en 1901. El año siguiente el propietario del club John T. Brush vendió a un grupo de jefes políticos de Cincinnati, quienes a mediados de agosto nombraron a August “Garry” Hermann (ex director de la Water Works Comission) para dirigirla. Hermann rápidamente adquirió dos jardineros de Baltimore-Cy Seymour y Joe Kelley, quien fue designado dirigente del equipo y quien ayudó a los Rojos a elevar su promedio a .500 y a obtener el cuarto lugar en final de la temporada. A esto le siguieron tres temporadas ganadoras, pero pasaron once años en los cuales los Rojos terminaban sobre los .500 sólo una vez (y fue únicamente por un sólo juego). Hermann, mientras tanto había encontrado su vocación en la administración del béisbol. No solamente siguió siendo presidente de los Rojos por veinticinco años, pero también presidió la Comisión Nacional compuesta por tres hombres que supervisaba el béisbol organizado, desde su establecimiento en 1903 hasta 1920, (cuando con su renuncia hizo desaparecer la comisión).

Los Rojos de 1913
A mediados de temporada de 1916, mediante un cambio, los Rojos trajeron a Christy Mathewson (finalizando su carrera de pitcheo) para manejar el equipo, además del jardinero Edd Roush. El año siguiente, con Roush lidereando la liga en bateo, los Rojos superaron los .500 tomando un cuarto lugar. En 1918, una explosión en agosto impulsó a los Rojos al tercer lugar en una campaña acortada por un mes a causa de la Guerra Mundial. Roush disfrutó otro victorioso año, pero Mathewson abandonó la temporada antes de finalizar para ir al ejército.

El primera base Hal Chase, de quien se sospechaba perdía a propósito, fue cambiado después de la temporada y reemplazado por el veterano Jake Daubert. Southpaw Slim Sallee fue adquirido de los Gigantes y el derecho Ray Fisher de los Yankees.Pat Moran (quien le dio un Pennant a los Phillies en 1915) fue contratado para reemplazar a Mathewson a la conducción de Cincinnati. Así unos reforzados en 1919 ganaron su segundo Pennant. Tres pitchers, Sallee (21-7), Hot Eller (20-9) y Dutch Ruether (19-7, 1.82 ERA) llegaron a la cúspide de sus carreras, Fisher (14-5) disfrutó de sus mejores años, Roush ganó otro título de bateo y terminó segundo en RBI en la LN s tres Rojos culminaron entre los mejores cuatro en carreras anotadas. Los Rojos se destacaron rápidamente pero falsearon en mayo y no fue hasta finales de julio que pasaron sobre los Gigantesrumbo al primer lugar. De ahí en adelante, aumentaron su ventaja todo el camino, terminando nueve juegos delante. Rumores de que los Medias Blancas habían “arreglado” para perder la Serie Mundial empañaron el triunfo de los Rojos en la serie y lo arruinó completamente cuando un año más tarde el escándalo se hizo público y la veracidad de los rumores fue confirmada.

Staff de lanzadores de 1920
En 1920 Cincinnati se encabezó la liga entrando de septiembre, pero bajaron luego al tercer lugar, terminando a 10.5 juegos. Bajaron al sexto en 1921, pero se recuperaron para cinco años en la primera división, incluyendo tres segundos lugares. Pero sólo en 1926 los Rojos lucharon cerradamente por el título, después de haber estado adelante más de la primera mitad de la temporada, se encontraron en segunda mitad confundidos en una batalla entre tres con San Luis y Pittsburgh. Pero después de obtener una estrecha ventaja con siete ganados en la línea a mediados de septiembre perdieron los siguientes cinco juegos y quedaron dos juegos detrás de los Cardinales en segundo lugar.

Los Rojos terminaron los once años siguientes a 1926 en la segunda división, tocando fondo con cuatro finales seguidos en el frío sótano, de 1931 a 1934 . El presidente Hermann se retiró después de la temporada de 1927 y menos de dos años después, el control del equipo fue vendido al millonario de Cincinnati Sidney Weil, pero Weil perdió su fortuna en la gran quiebra de la Bolsa de Valores de 1929 y la subsiguiente Depresión. Aunque él continuó con el equipo por cuatro años, sus bienes en el club, fueron apoderados por la Central Trust Company. En su esfuerzo por sacar el club adelante, Weil adquirió el receptor Ernie Lombardi de Brooklyn en marzo de 1932 y al lanzador Paul Derringer de los Cardenales de San Luis en el siguiente mayo. Derringer perdió 25 juegos en su primera temporada con los Rojos y 21 en la siguiente, pero ambos permanecieron con el club tiempo suficiente para comenzar su retorno a la gloria. Weil, el propietario, sin embargo, entregó el control al banco en 1933, en el momento más profundo tanto de la Depresión como de la fortuna del equipo.

Palacio de los Fanáticos
El Banco contrató a Larry MacPhail MacPhail (quien había rescatado a Columbus, equipo de liga menor, introduciendo el béisbol nocturno ahí) para administrar a los Rojos. MacPhail trajo a Frank Lane para desarrollar el sistema de ligas menores y persuadió al industrial de Cincinnati Powel Crosley Jr. para que invirtiera en el club. En mayo 24 de 1935 Crosley y MacPhail también introdujeron el béisbol nocturno en las grandes ligas (los Rojos con Derringer lanzando vencieron a los Phillies 2-1) y con notoria mejoría en la asistencia al Crosley Field.
Para junio de 1936 la inversión incrementada de Crosley en los Rojos lo había convertido en dueño mayoritario. El temperamental MacPhail abandonó súbitamente a mediados de septiembre de 1936, pero los Rojos lo reemplazaron con otro exitoso ejecutivo de ligas menores, Warren Giles, quien dirigió al club hasta su selección en 1952 como presidente de la LN.

Después de alcanzar el sexto lugar en 1935 y el quinto en 1936, los Rojos cayeron al sótano en 1937. Pero el siguiente año bajo dirección de un nuevo dirigente, Bill McKechnie, subieron a la primera división una vez más, llegando hasta el segundo lugar brevemente en septiembre antes de resbalar al cuarto. Derringer disfrutó la primera de tres temporadas de gloria, el joven Johnny Vander Meer contribuyó con 15 victorias (incluyendo dos juegos seguidos sin hits) y Bucky Walters, después de su adquisición desde los Phillies en junio tuvo su primera temporada ganadora desde que se convirtió de tercera base a lanzador en 1935. El receptor Lombardi Lombardi encabezó a la LN en bateo y el primera base Frank McCormick, en su primera temporada completa lidereó al equipo en RBI y a la liga en hits. El escenario estaba dispuesto para los primeros pennants seguidos del club.

Varios Rojos alcanzaron la cima de su carrera en 1939, entre ellos Walters (27-11) y Derringer (25-7) encabezaron la mayoría de las estadísticas de pitcheo de la liga y Frank McCornick, quien lidereó la liga en RBI y hits, terminó segundo en bateo. El club se fue delante del montón antes de terminar mayo se mantuvo al frente hasta el final. Aunque St. Louis cerró la brecha con un avance al final de la temporada antes de deslizarse a 4.5 juegos detrás.

Los Rojos de 1940
La barrida de Cincinnati por lo Yankees en la Serie Mundial fue como una especie de shock, pero el club había recobrado su equilibrio para la próxima primavera. Comenzaron fuertes y excepto por una pequeña caída en agosto subieron continuamente toda la temporada, los Rojos se zafaron de los persistentes Dodgers a mediados de temporada, y terminaron 12 juegos al frente en su primera temporada de 100 o más ganados. McCornick y Lombardi se motorizaron la ofensiva y Walters por segundo año en línea tomó la corona de la LN en ganados y Efectividad. Esta vez los triunfos del equipo los llevaron a la Serie Mundial, en donde Walters y Derringer ganaron dos juegos cada uno para aventajar a los Tigres de Detroit en siete juegos.

El pitcheo de los Rojos permaneció poderoso en 1941, pero su bateo y producción de carreras declinó y el equipo debió luchar para terminar en tercer lugar. Permanecieron en la división superior hasta 1944, entonces cayeron en once años de temporadas derrotistas, en las cuales nunca bajaron al sótano ni subieron del quinto lugar.

Ted Kluszewski estaba en su novena temporada como el primera base remolcador de los Rojos cuando Cincinnati volvió a dar seria pelea por el Pennant en 1956, bajo el mandato de Birdie Tebbetts. Kluszewski comandó al club en bateo y carreras empujadas, pero sus 35 HR fueron buenos sólo para ser el tercer lugar detrás del novato Frank Robinsoncon 38 y Wally Post con 36 en un equipo que bateó 221 durante la temporada para empatar el mejor récord de la época para las ligas mayores establecido nueve años antes por los Gigantes. La ofensiva de los Rojos (encabezaron la liga en carreras anotadas) los mantuvo en medio en una competencia de tres equipos a lo largo de la temporada y terminaron sólo con 2 juegos detrás. Este mismo año por primera vez atrajeron más de un millón de fans al estadio.

LOS ROJOS, 1962-

Los Rojos quedaron detrás en una apretada competencia en agosto de 1957 y sufrieron campañas perdedoras durante los próximos tres años. Después de la temporada de 1960, Gabe Paul, quien había sucedido a Warren Giles como presidente y gerente general del club los dejó para ayudar a la organizar el nuevo club de Houston, y en la primavera siguiente Crosley, el dueño, murió.

Rojos de 1961
Bill De Witt, quien reemplazó a Paul como presidente (y más tarde compró el control del club) adquirió al pitcher Joey Jay de los Bravos de Milwaukee Braves y el tercera Gene Freese de los Media Blancas. Jay en 1961 ganó doce juegos más que en su mejor temporada anterior, empatando en el liderato de la liga con 21, y Freese voló la cerca 26 veces y empujó 87 carreras, los mejores de su carrera. La mayoría del equipo mejoró sus estadísticas en 1960 y a pesar de un pobre comienzo que los colocó en el último lugar entrando mayo, los Rojos habían alcanzado la cima a mediados de junio.

Los Dodgers, enrachados, los alcanzaron brevemente en agosto, pero quedaron atrás al tiempo que los Rojos empujaban su ventaja por el pennant a 4 juegos. La Serie Mundial , sin embargo, correspondió a los Yankees en cinco juegos.
Los Rojos nuevamente amenazaron en 1964, cuando en un excitado final entre tres ganaron nueve juegos en la línea finalizando septiembre para tomar el primer lugar por un día antes de resbalar a un empate en el segundo , un juego detrás de San Luis. En 1965 un joven Pete Rose registró su primera de10 temporadas de 200 hits. Los Rojos batallaron entre los líderes, gran parte del verano antes de caer en cuarto.

Ese diciembre, después de una década de sobresaliente ofensiva en Cincinnati, Frank Robinson fue cambiado a Baltimore. El año siguiente, mientras Robinson ganó la Triple Corona ayudando a su nuevo equipo a obtener el campeonato mundial, los Rojos sufrieron su primera temporada perdedora en seis años y bajaron al séptimo lugar. Ese invierno el propietario De Witt completó la venta del equipo a un grupo dirigido por el empresario periodístico de Cincinnati Francis Dale e incluyendo los hermanos James y William Williams, quienes más tarde adquirieron el control del club.

Ted Kluszewski
En 1969, año de la introducción de las divisiones, después de un lento comienzo, los Rojos entraron a una cerrada competencia entre cinco en la LN Oeste antes de tropezar y ver como Atlanta y San Francisco pasaban al frente en un empuje final en las últimas tres semanas. Pero la temporada marcó para el equipo lo que sería la década siguiente al capturar la corona en slugging y cuadrangulares. A mediados de la temporada de 1970 los Rojos se mudaron de Crosley Field, su hogar por cincuentiocho años al nuevo River Front Stadium. El receptor Johnny Bench y el tercera base Tony Perez, con la mejor temporada de sus largas carreras, marcaron el paso en una arrolladora ofensiva con la cual el equipo bombardeó a sus oponentes y logró 102 victorias, una nueva marca para recompensar a su novato manager Sparky Anderson, con la victoria en la LN Oeste por 14.5 juegos y se ganaron el nombre de “La Gran Maquinaria Roja”.
En la Serie de Campeonato de la Liga los Rojos continuaron su triunfo, barriendo a Pittsburgh. Pero un poderoso Baltimore humillaron a los Rojo en la Serie Mundial, 4-1.

El bateo y la producción de carreras de Cincinnati cayó marcadamente el año siguiente y el club bajó al cuarto lugar con la única temporada perdedora de la década, pero en 1972 se pusieron las pilas después de un lento comienzo, ayudados por Johnny Bench, quien recobró el poder y Gary Nolan, con su mejor temporada en la lomita y toda la maestría del recién adquirido segunda base Joe Morgan – Los Rojos se recobraron después de un lento comienzo para tomar el liderato en junio e irse al frente de todos en julio para ganar la división fácilmente. La victoria en la Serie de Campeonato de la Liga resultó más difícil, pues el poder de Pittsburgh llevó la serie a cinco juegos completos antes de ceder el Pennant a los Rojos con un lanzamiento salvaje en la segunda parte de la novena entrada del juego final. La derrota de Cincinnati en la Serie Mundial, también fue bastante cerrada: Los Rojos ganaron tres, y las cuatro victorias de Oakland fueron con margen de sólo una carrera.

Los Rojos repitieron el título de la división en 1973 con una escapada en la segunda mitad, del cuarto hasta pasar al puntero Los Angeles Dodgers en Septiembre. Pero los Mets de New York, mucho mas débiles acabaron los sueños de Cincinnati por el pennant en la Serie de Campeonato de la Liga (LCS), 3-2.

En 1974 los Rojos estuvieron detrás de los Dodgers toda la temporada y terminaron 4 juegos atrás en segundo lugar. Pero para los dos años siguientes “La Gran Maquinaria Roja” aplastó a todos sus oponentes. En 1975 después de rondar por los .500 hasta mediados de mayo, los Rojos tuvieron un ascenso que los llevó a lo que aún son los récords del club: 108 victorias y un margen de ganados de 20 juegos. El equipo se presentó un balanceado pitcheo (seis abridores ganando 10 ó más juegos), una balanceada ofensiva, cada jugador regular empujó más de 45 carreras (con un promediando casi 77 cada uno) la mejor defensa en las mayores y una gran ventaja en bases robadas en la LN. Después de barrer a Pittsburgh en tres juegos en la LCS, los Rojos dominaron a los obstinados Boston Red Sox en 7 juegos para obtener su primer título mundial en 35 años y su tercero en total.

Ganaron su cuarto el año siguiente. Joe Morgan en la cúspide de su carrera lidereó la LN en slugging, terminando en segundo detrás de su compañero de equipo George Foster en RBI, y se robó 60 bases. Un pitcheo equilibrado y una buena ofensiva colocaron a los Rojos al frente para definitivamente en junio, llevando al equipo a 102 victorias y 10 juegos delante de Los Angeles al final. La LCS produjo otra barrida esta vez sobre Philadelphia. la Serie Mundial fue también por barrida cuando los Rojos dispusieron de los Yankees, anotando tres veces más carreras.

Pete Rose
Siguieron Dos años en segundo lugar y los Rojos reemplazaron al Piloto Sparky Anderson trayendo a John McNamara, quien guió el club de vuelta a la cima la LN Oeste en 1979. Pete Rose después de 16 años en Cincinnati, había firmado con los Phillies como agente libre, pero Ray Knight (quien reemplazó a Rose como tercera base) minimizó la perdida promediando al bate .318, récord del equipo. Houston lidereó la división la mayoría de la verano, pero un empuje sostenido de los Rojos en agosto, los puso a la par, tomando la delantera comenzando septiembre, donde estuvieron a punto de tomar el título con apenas una diferencia de 1.5 juegos. Pero fue el final de la década de esplendor de los Rojos, Pittsburgh los barrió para obtener el pennant en la LCS.

Joe Morgan dejó el club después de la temporada, regresando como agente libre a Houston, de donde había venido ocho años antes. En 1980 los Rojos se hundieron a mitad de la temporada, volvieron a la competencia en agosto, para luego desinflarse y caer al tercer lugar. El año siguiente en una temporada acortada y dividida en dos por la huelga de jugadores, los Rojos compilaron el mejor récord de las mayores, pero salieron con las manos vacías al quedar medio juego detrás de los Angeles en la primera mitad de la temporada y 1.5 juegos detrás de Houston en la segunda mitad, perdiendo el chance de jugar en la post-temporada cuando los jerarcas del negocio decidieron que los ganadores de la primera mitad se enfrentaran entre sí por el derecho a pasar a la Serie de Campeonato.

A medida que una gerencia miserable cambiaba jugadores estrellas, o los perdía en la agencia libre, los desmoralizados Rojos cayeron al sótano de la LN Oeste en 1982, con 101 derrotas, su peor campaña. El manager McNamara cedió el puesto en medio de la temporada al coca URSS Nixon, quien luego fue reemplazado por Vern Rapp después de terminar en otro último lugar en 1983. El Gerente General Robert Hawsan Sr., cuya astucia para negociar había sido instrumental en la construcción de los poderosos Rojos de los años 70, fue llamado de su cuasi retiro para devolver la respetabilidad al club. Hawsan firmó como agente libre al slugger Dave Parker de Pittsburgh y luego en la temporada de 1984 trajo de nuevo a Pete Rose como manager-jugador.

Al inicio de 1985 la LN aprobó la venta de los Rojos a Marge Schott, una dealer de automóviles de Cincinnati. Con Parker gozando de la más productiva temporada de algunos años y los novatos Eric Davis y John Franco convirtiéndose respectivamente en una de los mejores productores de carreras de la liga y uno de sus mejores relevistas, el público entusiasmo de Schott por su equipo fue recompensado, terminando segundos cuatro campañas al hilo (y retornando en 1987 una concurrencia en su casa sobre dos millones de fans por primera vez en siete años). En 1987 el equipo incluso pasó dos meses en la cima de la LN Oeste, hasta una caída en agosto de donde no pudieron salir hasta finalizar la temporada a pesar de una racha de último hora.

En 1989 el tormento fue la norma para los Rojos en 1989, lesiones incapacitantes de al menos doce jugadores, incluyendo los más sobresalientes de 1988 como el pitcher Danny Jackson (quien con 23 ganados empató el mejor de la liga) y los defensores del cuadro Barry Larkin y Chris Sabo contribuyeron en gran parte a que equipo bajara al quinto lugar. Pero una investigación al manager Pete Rose, bajo cargos de apostar en juegos de béisbol y otros cargos y la investigación dio como resultado la prohibición de por vida de Pete Rose del juego en Agosto, no fue precisamente una ayuda para apuntalar al equipo en el terreno.

La angustia de 1989 fue olvidada pronto en 1990 y los Rojos con su nuevo manager Lou Piniella arrancaron con un comienzo de 9-0 y sobrevivieron a las amenazas de San Francisco en agosto y de Los Angeles en septiembre, se aferraron al primer lugar durante toda la campaña. Larkin y Sabo, quienes mantuvieron nuevamente un balance ofensivo, mientras los pitchers Randy Myers (adquirido de los Mets en un cambio por John Franco) y Rob Dibble dieron relevo de altura a un sólido grupo de abridores. En la LCS, los Rojos se repusieron de la perdida juego de apertura, para ganar el Pennant a Pittsburgh en seis juegos, entonces sorprender a los ampliamente favoritos Atléticos Oakland, barriéndolos en cuatro juegos.

Los Rojos permanecieron en medio de la competencia de 1991 hasta mediados de temporada, a pesar de perder 10 juegos seguidos en julio, pero cuando Atlanta se puso en pie para hacer la guerra a Los Angeles, Cincinnati se inició una larga decadencia que al final los dejó con 20 juegos atrás en quinto lugar. Barry Larkin y Bip Roberts demostraron la más fuerte ofensiva en 1992. Los Rojos se recobraron y ganaron 90 juegos, pero se alejaron por seis juegos de los campeones repitentes Atlanta a mediados de temporada y terminaron 8 juegos detrás.

El manager Piniella fue reemplazado por el héroe de Cincinnati, pero novato en piloto, Tony Pérez para 1993. Pérez estuvo sólo hasta mayo 24 cuando el veterano manager Davey Johnson tomó su lugar. Mientras tanto, los Dueños de equipos de la Liga Nacional Suspendieron a su colega Marge Schott durante una temporada prohibiéndole la participación activa en los asuntos del equipo por hacer insultos raciales. Con su temporada estropeada por conflictos y descrédito, los Rojos terminaron en un quinto lugar, 31 juegos detrás.

Con Kevin Mitchell marcando el paso en un poderoso balance ofensivo, los Rojos viraron su suerte en 1994 y llegaron al descanso del Juego de Estrellas al frente de la nueva división Central a 2.5 juegos. Permanecían a escaso medio juego de ventaja de Houston cuando la temporada terminó el 12 de agosto.

Cuando se reiniciaron las acciones en 1995, los Rojos mostraron que eran de verdad, ganando la división por 9 juegos. Entre los más destacados estaban Barry Larkin (MVP, .319, 15 HR,66 RBI). El despojo de los Mets , lanzador Pete Schourek (18-7), Ron Gant (29 HR, 88 RBI), Reggie Sanders (28 HR, 99 RBI) y Jeff Brantley (28 salvamentos). Los Rojos barrieron LA en la primera ronda de playoffs, pero en cambio fueron barridos por los Bravos en la NLCS. Al finalizar la temporada, el manager Davey Johnson dejó el equipo por Baltimore y fue reemplazado por Ray Knight. La temporada de 1996 vio a la propietaria Schott de nuevo envuelta en controversias y el equipo cayó en tercer lugar (81-81).