Historia de los Mets de Nueva York


Historia de los Mets de Nueva York





La proyectada Liga Continental de Branch Rickey nunca se materializo, pero sus franquicias de New York y Houston fueron admitidas en la Liga Nacional, expandiendo la liga a 10 equipos en 1962.

Pocos equipos de ligas mayores han sido tan ineptos como los New York Mets lo fueron en su primera temporada. A pesar de la presencia en el equipo de favoritos neoyorquinos tales como Casey Stengel, el lanzador Roger Craig, y el primera base Gil Hodges, y de jugadores como los outfielders Richie Ashburn y Frank Thomas quienes estaban cerca de sus mejores cuspídes , los Mets finalizaron en el fondo de la liga en bateo, fildeo y picheo.

Ellos ganaron solo un juego de cada cuatro y sufrieron un record de siglo 20 de120 derrotas. Pero los fanáticos neoyorquinos desprovistos de béisbol de la Liga Nacional desde la deserción de los Dodgers y Los Gigantes a la Costa Oeste cuatro años atrás, encontraron su ineptitud loable. Para su tercera temporada, después de mudarse del viejo Polo Grounds al nuevo Shea Stadium, los sotaneros Mets se convirtieron en la antítesis de los triunfadores Yankees.

El anterior receptor de los Gigantes de New York Wes Westrum reemplazó al viejo Stengel una parte del trayecto como Manager durante la temporada de 1965, y el próximo año vió al club salir del sótano por primera vez. Volvieron a caer al décimo lugar en 1967 (a pesar de las 16 victorias del novato Tom Seaver, un récord del club), y Westrum fue reemplazado en la direcciónel por Gil Hodges (quien se había retirado de juego en 1963). Con Jerry Koosman integrándose a Seaver en la rotación de abridores y estableciendo un nuevo récord con 19 victorias, Hodges permitió a los Mets en 1968 retornar al noveno lugar con su primera temporada de más de 70 victorias.

1969 Miracle Mets

En 1969, las mayores inauguraron los juegos de división, pero los Mets retornaron a su usual pobre inicio. Al final de mayo, sin embargo, comenzaron a ganar consistentemente. Para inicios de junio eran segundos en la LN del Este, a pesar del buen retorno de los explosivos Chicago Cubs. Para Septiembre, sin embargo, los Cubs se tambaleaban. Los milagrosos Mets los alcanzaron y lo sobrepasaron con una racha de 10 ganados y se adelantaron para tomar el titulo de la división por 8 juegos. Entre los muchos héroes de los Mets, sobresale Tom Seaver.

Ganó sus últimas 10 aperturas, destacando el empuje final del equipo hacia el triunfo y finalizando con una marca de la liga de 25 ganados, la cual aún permanece como record del equipo. Después de una barrida de 3 juegos a Atlanta, en la primera Serie de Campeonato, los Mets enfrentaron a los poderoso Orioles de Baltimore, un equipo considerado por muchos como uno de los mejores de todos los tiempos en el campo en las Series Mundiales. Después de una derrota en el juego inaugural , el Milagro de los Met continuó cuando los neoyorquinos humillaron a los Orioles con cuatro victorias consecutivas.

Los Mets de 1970 volvieron a ser competitivos a mediados de septiembre cuando parecía que repetirían su triunfo de 1969, pero Pittsburgh los envistió y los Mets se deslizaron al tercer lugar. Dos finales más en tercer lugar siguieron durante 1971 y 1972. Justo antes del inicio de la temporada de 1972, el Coach de los Mets Yogi Berra pasó a ocupar la posición de Manager, luego de que Hodges sufrió un fatal ataque al corazón dos días antes de su cumpleaños número 48.

UNA CARRERA CERRADA

En 1973, la LN del Este experimentó la más competitiva carrera de la liga en lo que va de siglo. Chicago se movió al frente a principios de la temporada, pero se doblegaron en julio y agosto. Así continuaban los Mets, quienes cayeron del tercer al sexto y último lugar. Aunque estaban últimos a finales de Agosto, estaban a menos de siete juegos del primero. Una chispa erosionó en septiembre, culminando con una racha de siete juegos, colocó a los Mets en el primer lugar de la división para septiembre 21. Aunque finalizaron la temporada con solo 3 juegos por encima de .500, ellos encabezaron la división por 15 juegos. En la SCL mantuvieron fuera a los favoritos Rojos de Cincinnati, para tomar el pennant en cinco juegos, pero perdieron la Serie Mundial, cuando Oakland se recuperó de un déficit de 2-3 para ganar los últimos dos partidos.

Los Mets entraron entonces en un largo declive. Aunque tuvieron victorias frecuentes en 1975 y 1976, como en 1973, no estuvieron cerca de ganar la división Este y cayeron en un abismo de 7 años en 1977, el cual incluyó cinco temporadas en el último lugar. Seaver fue cambiado a Cincinnati en 1977, y Koosman, después de dos temporadas desastrosas, fue enviado a Minnesota en el otoño de 1978 (donde ganó 20 el año siguiente). Los herederos del propietario original Joan Whitnew Payson (quien había muerto en 1975) vendieron el equipo ea Nelson Doubleday y Fred Wilpor, en Enero de 1980. En febrero los nuevos dueños contrataron a Frank Cashen como Manager General, esperando poder reconstruir los Mets como lo había hecho con los Orioles a finales de los 1960.

Tomó unos pocos años lograr la combinación correcta, pero cuando el outfielder Dange Strawberry fue elevado de las menores a principios de 1983 y el primera base Keith Hernández fue adquirido desde San Luis en junio, la mezcla contenía casi todos los ingredientes. En 1984, bajo el nuevo manager Davey Johnson y con los novatos lanzadores Dwight Gooden y Ron Darling combinando para 29 victorias, los Mets se recuperaron y subieron hasta el tercer lugar, para su segundo mejor récord de temporada.

Tom Seaver

El ascenso continuó en 1985. Con el receptor Gary Carter (recientemente adquirido desde Montreal) lidereando el equipo en cuadrangulares y RBI, y Gooden asegurando su estrellato a la edad de 20 años con una fenomenal temporada de 24-4 y 1.53 ERA, los Mets ganaron 98 juegos, 8 más que el año anterior, y llegando a estar a un juego de empatar con St. Louis antes de deslizarse hasta 3 juegos detrás al final de la temporada.

Cuando los Mets adquirieron al lanzador Bob Ojeda de los Boston Red Sox, después de la temporada, muchos predijeron que les sería fácil obtener un título de división en 1986. Por una vez los eruditos tuvieron razón. Con Carter, Strauberry y Hernández dando poder a la ofensiva, y Ojeda, Darling y Gooden, todos colocados entre los cinco con mejor efectividad de la liga, los Mets ganaron dos de cada tres partidos (108 en total), para capturar el título de la división por 21.5 juegos.

POSEMPORADA DIFICIL

La batalla de pos temporada fue difícil. Los Mets ganaron el pennant a Houston con una victoria en el juego 6 de la SCL (un juego de 16 innings), pero serían eliminados por los Medias Rojas en el juego 6 de la Serie Mundial, antes de pelear para tomar ese juego y el próximo para su segunda corona mundial. Strawberry disfrutó de su mejor temporada en 1987, y los lanzadores Terry Leach y Rick Aguilera lograron un récord de ganados –perdidos de 22-4. Pero Ojeda salió por lesión a principios de la temporada, y los Mets, aunque estuvieron cerca y se anotaron 92 victorias, perdieron, como en 1985, de St. Louis por tres juegos. David Cone (20-3, 2.22 ERA) emergió en 1988 como el más destacado del cuerpo de mejores lanzadores de la liga, lo cual, junto al poder de Daryl Strawberry y Kevin McReynolds detrás, llevó a los Mets de nuevo a la cima de la LN Este, 15 juegos delante de los Pittsburgh. Pero después de tomar un liderazgo de 3-2 en la SCL, perdieron el pennant de los perdedores Los Angeles en siete juegos.

Tiger Stadium

Con las lesiones y declives de los co-capitanes Carter y Hernández, los Mets agonizaron durante 1989, conquistando un final de segundo lugar sobre St. Louis con cuatro victorias en los tres días finales de la temporada. Los dos capitanes se recuperaron después de la temporada. El siguiente mayo, con los Mets alejados a 9.5 juegos, el Manager Davey Johnson fue reemplazado por el Coach Bud Harrelson. En junio el equipo, encendido por el bate caliente de Strawberry, alzó un vuelo que incluyó un récord de equipo de 11 juegos ganados en línea, cuando se adelantaron al primer lugar, antes de fin de mes. Durante julio y agosto, los Mets y Pittsburgh se disputaron el liderazgo de la división, hasta que los Piratas colocaron a los Neoyorquinos al segundo lugar con una barrida de tres juegos a principios de septiembre.

Darryl Strawberry

El agente libre Strawberry firmó con Los Angeles en 1991, pero los Mets compitieron fuertemente en Julio antes de caer al quinto lugar con su primera temporada de derrotas en ocho años. El Manager Harrelson fue reemplazado por Jeff Torborg para 1992, y la ex estrella de los Piratas Bobby Bonilla fue firmado como Agente Libre. Pero las lesiones plagaron al equipo durante toda la temporada, y el final los encontró de nuevo en un distante quinto lugar.

En 1993 la situación fue peor, y aún una racha de seis ganados e al final de la temporada les pudo evitar acumular los peores récords de las mayores , con 103 perdidos, la peor temporada del equipo en 28 años.

En 1994, el quinto regreso del lanzador Bret Saberhagen en su carrera de once años (14-4, 2.74 ERA) impulsó a los Mets a lo que pareció un retorno bajo su propio esfuerzo. Finalizaron solo tres juegos por debajo de .500, lo suficiente para un tercer lugar en la LN del Este.

Los Mets se cayeron al salir de la contienda en 1995. Cuando prescindieron de talentos como Saberhagen, Bonilla y el jardinero central Brett Butler, parecía que se irían al fondo. Sin embargo, nuevos talentos tales como Bill Pulsipher y Jason Isringhausen levantaron el joven equipo del Manager Dallas Green a un sorpresivo final de segundo lugar (69-75).

La adición de otro valioso prospecto lanzador a la rotación de abridores dio a los fanáticos de los Mets grandes esperanzas para 1996 pero las mismas fracasaron. A pesar de las actuaciones sobresalientes de Bernard Gilkey (.317, 117 RBI), Lance Johnson (.333, 227 hits, 21 triples), y Randy Hundley (un récord de 41 HRs para un receptor), el club falló y Bobby Valentine reemplazó a Green como manager. El récord de New York de 71-91 no fue bueno más que para un cuarto lugar.