Historia de los Pittsburgh Pirates


Historia de los Pittsburgh Pirates





Pittsburgh se convirtió en una ciudad de grandes ligas en 1882, cuando su club de béisbol, Allegheny se unió a otros cinco equipos para formar la Asociación Americana.

El presidente de Allegheny H. D. McKnight fue nombrado presidente de la nueva liga. El equipo hizo pequeños esfuerzos, hasta que, en 1885, fue contratado Horace Phillips para dirigirlo y se sustituyeron todos los jugadores por otros provenientes del desaparecido club de Columbus, el cual había finalizado segundo en la AA el año anterior. Los nuevos Alleghenys finalizaron en un lejano tercero en 1885, pero luego de la adquisición de Jim “Pud” Galvin desde Buffalo mejoraron en 1886, alcanzando un respetable segundo, detrás de los invencibles San Luis Browns.

Emocionados por el éxito, Allegheny se convirtió en 1887 en el primer club desertor de la AA, dirigiéndose a la antigua y respetada Liga Nacional. En la LN encontraron una difícil competencia y se hundieron a la segunda división. En 1890, cuando la mayoría de los equipos se pasaron al equipo rival de Pittsburgh de la Liga de Jugadores, Allegheny (conocido ese año como los Inocentes) sufrió la peor temporada de la historia de las ligas mayores de Pittsburgh, finalizando último a 66.5 juegos del primero y 23 del séptimo, con un récord de ganados y perdidos de 23-113.

Cuando la Liga de Jugadores cesó luego de solo una temporada, Allegheny se fundió con su contraparte de la LJ para formar la Pittsburg Athletic Company, recuperando así a sus anteriores jugadores. El equipo contrató además al segunda base Lou Bierbauer, cuya firma (o traición como lo percibió su antiguo equipo) dio a los Inocentes un nuevo y perdurable apodo: Los Piratas. El renovado equipo todavía finalizó en último lugar en 1891, pero 36 juegos más cerca de la cima que el año anterior, y alejado solo por fracciones del séptimo lugar.

En 1893 un cambio en las reglas movió a los lanzadores 10.5 pies más lejos del plato. De todos los equipos de la LN, los piratas fueron los más beneficiados por este cambio: su promedio de bateo se elevó 63 puntos, 28 más que el de la liga completa, mientras que sus lanzadores fueron los menos afectados. El equipo terminó en segundo, con un porcentaje de ganados de .628, su mejor en el siglo. El zurdo Frank Killen, un lanzador de 22 años de edad adquirido de Washinton, encabezó el resurgimiento del equipo con 32 victorias, lidereando la liga.

El receptor Connie Mack fue llamado a dirigir el equipo al final de la temporada de 1894. A pesar de que Mack los guió a temporadas ganadoras los próximos dos años, los Piratas no hicieron otra carrera seria por el pennant hasta 1900. Con un equipo transformado de nuevo con jugadores provenientes del extinto club de los Coroneles de Louisville, los Piratas se enfrentaron a los ganadores del pennant de Brooklyn, los Superbas. Batallaron durante septiembre, antes de que los Pittsburgh cayeran a un sólido segundo con 4.5 juegos detrás. Aunque perdieron la copa de postemporada Chronicle-Telegraph (como se llamó la Serie Mundial de ese año) de los Superbas, los Piratas se habían embarcado en una era de grandeza.

EL PROPIETARIO BARNEY DREYFUSS

En la fusión que trajo a los jugadores de Louisville a Pittsburgh, el propietario de los Coroneles Barney Dreyfuss adquirió la mitad de la propiedad de los Piratas. Un año más tarde compró la otra mitad. Su eterna aspiración fue ver al equipo en un final de la primera división en 26 de sus 32 años como propietario de los Piratas su esperanza fue recompensada.

Honus Wagner
Cuatro de los antiguos jugadores de Louisville (el jardinero convertido en shortstop Honus Wagner, el jardinero-manager Fred Clarke, el tercera base’ jardinero Tommy Leach y el lanzador Deacon Philllippe) y uno conservado de los viejos Piratas, el lanzador Sam Leever, permanecieron con Pittsburgh el suficiente tiempo para contribuir a llevarlos a cuatro pennants y, en 1909, a su primer campeonato mundial. En los 16 años que Clarke manejó a los Piratas (un récord para el club), el equipo finalizó segundo en cinco ocasiones y solo se deslizó fuera de la primera división en sus últimas dos temporadas en el mando.

En contraste con la devastación sufrida por el club con la aparición de la Liga de Jugadores en 1890, los Piratas no se vieron afectados en 1901 por los invasores de la Liga Americana (la cual se dio estatus de liga mayor mediante el robo de talentos de los equipos de la LN). Solo el tercera base Jimmy Williams se marchó hacia la LA. Los Piratas, con el mejor picheo de la liga (Jesse Tannehill y Deacon Philippe primero y segundo en ERA y Jack Chesbro, líder en porcentaje de ganados con 21-10), capturaron su primer pennant con una cómoda ventaja de 7.5 juegos sobre los Filadelfia Phillies.

Los Piratas repitieron como ganadores de pennant en 1902 y 1903. El equipo de 1902 fue uno do los más avasalladores de todos los tiempos. Un pirata u otro lidereó la liga en case todas las categorías ofensivas: Tinger Beaumont en hits y bateo, Tommy Leach en home runs (con 6) y Honus Wagner en slugging, RBI, carreras anotadas, dobles y bases robadas. Las 28 victorias de Jack Chesbro se encabezaron la liga y los mejores cinco lanzadores de la LN en porcentaje de ganados pertenecían todos a Los Piratas. El equipo mantuvo su liderazgo durante toda la campaña, finalizando 27.5 juegos delante del segundo lugar Brooklynn, en lo que aún hoy es un récord de las ligas mayores.

Los lanzadores Chesbro y Tannehill desertaron hacia los New York Highlanders de la LA la próxima temporada, pero su partida solo hizo disminuir el margen en la victoria del pennant en 6.5 juegos menos de lo que pudo ser. Wagner se adelantó a su compañero Fred Clarke por la corona de bateo y finalizó segundo a Clarke en slugging. Beaumont obtuvo los títulos en hits, carreras y bases totales. El lanzador Sam Leever, con su mejor campaña, guió al equipo con 25 victorias y lidereó la liga en ERA y porcentaje de ganados. El propietario Dreyfuss hizo los arreglos con los campeones de la LA, Boston Pilgrims para realizar una Serie Mundial a nueve partidos (la primera entre los campeones de la LA y la LN), pero los Piratas perdieron en 8 juegos, cuando sus cansados lanzadores sucumbieron ante el exceso de trabajo.

CARRERA CERRADA EN 1908

Aunque los Piratas finalizaron segundos en los próximos cuatro años, no se acercaron a capturar otro pennant hasta 1908. En una de las más apretadas carreras de la LN de todos los tiempos, fueron alcanzados por los Cachorros de Chicago y finalizaron un juego detrás, empatados en segundo con los Gigantes de New York. Para Junio siguiente los Piratas se mudaron al estadio de concreto y acero Forbes Field y lo celebraron retornando a la cima de la liga con 110 victorias, para un récord del equipo, manteniendo a raya a los tercos Cachorros durante toda la temporada para capturar el banderín por 6.5 juegos. Esta vez sí ganaron la Serie Mundial, aunque necesitaron de los 7 juegos para dominar a los Tigres de Detroit. Honus Wagner continuó dominando la fuerza ofensiva de la liga, pero los envejecientes lanzadores Leever y Phillippe fueron eclipsados por una nueva cosecha de destacados: Vic Willis, Howie Camnitz, Nick Maddox y el zurdo Leifield además del sorprendente novato Babe Adams, quien después de haber jugado 12-3 (con un ERA de 1.11) durante la campaña, ganó tres juegos más en la Serie Mundial.

1909 Pittsburg Pirates
El triunfo en la Serie culminó una era. Wagner vio pasar su primacía y lastimó su larga carrera durante los próximos años, mientras los Piratas salían de competencia por una docena de años, incluyendo cuatro (1914-17) en la segunda división. Solo Babe Adams permanecía aún del grupo de campeonato mundial, cuando Pittsburg volvió a competir por el pennant en 1921, tomando una temprana ventaja y manteniéndola durante gran parte del verano hasta su declive en Agosto y septiembre, cayendo al segundo lugar cuatro juegos detrás.

El antiguo infielder de los Piratas Bill McKechnie reemplazó a George Gibson como manager durante la siguiente temporada. Con el club en quinto lugar, vio el salto a segundo antes de decaer a tercero al final. Dos finales más de tercer lugar, terminando a solo 3 juegos del primero en 1924, allanaron el camino para otro pennant en 1925.

Los Piratas de 1925 llevaron al campo a varias estrellas: el paracorto Glenn Wright, quien lidereó el equipo con 121 RBI, el jardinero derecho de segundo año Kiki Cuyler, quien lidereó el equipo en bateo (.357) y la liga en carreras anotadas, el tercera base Pie Traynor, quien brilló en el campo y en el plato y Max Carey, quien rebasó a Cuyler por el título de bases robadas de la liga y disfrutó de su mejor temporada en el plato (.353).

El promedio general de bateo del equipo fue de .307, lidereando la liga. El club se alzó con el pennant, gracias a un impulso que dio alcance a los Gigantes a mediados de temporada y los colocó adelante para finalizar con una ventaja de 8.5 juegos. La Serie Mundial fue dura, pero los Piratas se impusieron a los Senadores de Washington, derrotando al veterano Walter Johnson en el séptimo juego 9-7. Babe Adams, héroe de la Serie de 1909, con 43 años a la fecha y aproximándose al final de su larga carrera lanzó una entrada blanqueada en el juego 4.

El novato outfielder Paul Waner llegó la siguiente temporada y bateó para .336 , pero el equipo que llevaba ventaja entrando agosto, declinó al finalizar el mes y terminó en tercero, a 4.5 juegos menos. Max Carey alentó una rebelión sin éxito contra la gerencia y fue vendido a Brooklyn justo antes de que los Piratas colapsaran en agosto y el manager McKechnie fue reemplazado después de la temporada por el antiguo manager de Washington, Donie Bush.

BUSH EN LA DIRECCIÓN

En 1927, su primera temporada dirigiendo el equipo, condujo a los Piratas a su sexto pennant, aunque Kiki Cuyler fue sentado en el banco por media temporada por reusarse a batear de segundo en la alineación. El hermano menor de Paul Waner, Lloyd, llegó para unirse a él en el outfield e hicieron pedazos la liga, terminando primero y segundo en hits (237 y 223). Paul se llevó la corona en bateo (.380 BA; Lloyd fue el tercero con .355), RBI y bases totales, mientras Lloyd lidereó en carreras anotadas. Entrando y saliendo del primer lugar toda la temporada, los Piratas se adelantaron finalmente a principio de septiembre y le ganaron a los Cardenales de San Luis por 1.5 juegos. Sin embargo, en la Serie Mundial, con Cuyler en el banco los Piratas fueron barridos por los ampliamente aclamados Yanquis, considerados como los mejores de todos los tiempos.

Barney Dreyfuss murio en febrero de 1932. La propiedad de los Piratas paso a su viuda, quien nombró a su yerno Bill Benswanger presidente. El equipo obtuvo un competitivo segundo lugar en 1932 y 1933, pero retrocedieron hasta 1938. Con Pie Traynor dirigiéndolos, los Piratas se movieron al frente a mitad de temporada y mantuvo su liderazgo comodamente hasta finales de septiembre. Diez victorias en línea de Chicago (incluyendo tres contra Pittsburgh) llevó a los Piratas al segundo lugar, donde terminaron dos juegos detrás del primero.

Del Ennis
Los Piratas exhibieron algunos excelentes jugadores en sus años pobres, tales como el shortstop Arky Vaughn en los años 30 y principios de los 40, y el slugger Ralph Kiner en los años 40 y 50, quien compartió o ganó el título de cuadrangulares las siete temporadas que estuvo con Pittsburgh. Pero a partir de 1938 y durante 21 años, lo más cerca del primer lugar que estuvo el equipo fue a 8 juegos. Los Piratas terminaron solamente dos veces en segundo lugar (en 1944 y 1958), y en sus ocho años de 1950 a 1957 terminaron cada temporada en el último o cerca del último lugar, viéndose en su punto mas bajo en 1952, perdiendo 112 juegos, y terminando a 54.5 juegos del primer lugar.

Los Piratas los habia comprado en 1946 una sociedad de cuatro hombres que incluía al cantante Bing Crosby y el magnate de los bienes raices John W. Galbreath. Galbreath más tarde compró la mayoría de las acciones del club y, como presidente, contrató a Branch Rickey para retornar los Piratas a la contienda.
Barney Dreyfuss habia resistido el desarrollo del sistema sucursales en las ligas menores (Una innovación de Rickey en St. Louis y Brooklyn) Prefirió recorrer equipos de ligas menores para adquirir jóvenes talentos.
La gestión de Rickey ayudó a construir la base para el resurgimiento de los Piratas en 1958-60.

LOS PIRATAS AMENAZAN A LOS BRAVOS

Nadie amenazó después de julio de 1958 la primacía del equipo de los Bravos en la LN. Pittsburgh estuvo más cerca que ningún otro equipo, terminando en segundo lugar, ocho juegos atrás. Seis de los ocho regulares que conduciría a Pittsburgh a su próximo campeonato en 1960 estaban ya en la alineación, incluyendo Dick Groat, Bill Mazeroski y Roberto Clemente. Los lanzadores eminentes de 1958, Bob Friend, Vern Law, y el relevista Roy Face, completaron el staff de 1960.

En 1959 los Piratas empeoraron a un cuarto lugar, apenas sobre los .500, pero el año siguiente comenzaron con buen pie, zafándose de la competencia que quedaba a finales de julio, acumulando una ventaja de 7 juegos al final de la serie regular. El campeón de bateo de la Liga, Groat, impuso el ritmo en medio de una ofensiva balanceada que comandó la Liga, y el lanzador Law disfrutó la temporada cumbre de su carrera con 20 ganados. Frente a los Yanquis en la Serie Mundial, los Piratas lucían abrumados al perder tres juegos, pero ganaron el título mundial con cuatro victorias reñidas, coronadas por el famoso cuadrangular de Mazeroski en la parte de debajo de la novena entrada del juego final.

Roberto Clemente
Pittsburgh volvió a comandar el bateo en 1961, con Clemente (cuyo promedio de .352 fue el mejor de la liga) el primera base Dick Stuart (45 HR, 117 RBI) teniendo campañas particularmente positivas. Pero el cuerpo de lanzadores se desmoronó (Vern Law perdió casi toda la temporada por problemas en el brazo) y el club se hundió al sexto lugar.

La próxima ocasión en que los Piratas persiguieron seriamente el pennant en 1966, Harry Walker dirigió al equipo y el jardinero Central Matty Alou, recién adquirido de San Francisco, ganó la corona de bateo. (Su hermano Felipe, de Atlanta, f ue segundo- la única final con hermanos terminando 1-2 en la historia.) En una carrera entre tres que duró toda la temporada, los Piratas se fueron tomaron el comando en agosto pero lo perdieron a principio de septiembre para terminar en tercero, tres juegos detrás. Cayeron al sexto lugar en la temporada siguiente y estuvieron fuera de la carrera por el pennant durante tres años.

En 1970 las mayores experimentaron su segunda temporada con la modalidad de divisiones, el hijo de John Galbreath, Daniel, fue nombrado presidente de los Piratas y Danny Murtaugh retornó a dirigir los Piratas por tercera vez. (Se segunda ocasión fue limitada a media temporada en 1967.) El equipo comenzó lento y llegó a junio con récord bajo .500 pero en carrera ascendente, y para mediados de julio, cuando abandonaron el viejo Forbes Field al recién construido Three Rivers Stadium, encabezaban la tabla de la LN Este. Resbalaron hacia una lucha entre tres en medio-septiembre, pero se fueron adelante mas tarde para ganar el título divisional por cinco juegos. El equipo estaba remozado con respecto al de 160- el nuevo poder estaba en manos del primera base Bob Reoberson y el jardinero Willie Stargell. Pero Roberto Clemente estaba aún en gran forma y Bill Mazeroski seguía en segunda base, aunque próximo al final de su carrera.

SERIE DEL CAMPEONATO DE LIGA

En la Serie Mundial de 1970 los Piratas fueron barridos por Cincinnati. Pero regresaron en la campaña siguiente para apabullar el Este en una carrera que los vio irse solos a partir de junio, luego derrotaron a San Francisco para su octavo pennant, tres juegos a uno. Su slugging marcado por los 48 HR de Stargell, líder de la liga, y el relevista Dave Giusti fue el mejor en salvados con 30, en apoyo a un roster de lanzadores bien balanceado. Clemente bateó para .414 en la Serie Mundial (la mitad de sus hits fueron extrabases), los piratas repusieron un deficit 0-2 para vencer a Baltimore en siete juegos y así ganar su cuarto título mundial.