Programas al borde del abismo


Programas al borde del abismo





El letargo financiero por el que atraviesa la Secretaría de Estado de Deportes, Educación Física y Recreación (SEDEFIR), ha impedido que las Federaciones Deportivas Nacionales ejecuten a cabalidad sus programas tal como lo habían diseñado para el 2004.

De acuerdo con lo expuesto por el actual ministro de Sedefir, Felipe Payano, él heredó una cartera con un presupuesto agotado en un 80 por ciento, que era de 500 millones de pesos, lo que significa un encarecimiento que colma a esa institución estatal.

Ante tal situación, las federaciones tienen la limitante de desarrollar sus actividades a corto, mediano y largo plazo, como se lo habían propuesto.

La Sedefir estableció la erogación de recursos a las federaciones nacionales en el 2002 durante la gestión de César Cedeño, poniendo así en  marcha el proceso de descentralización financiera, lo que llenó de júbilo a los miembros de esas entidades deportivas.

Sin embargo, su ejecución ha sido irregular desde su inicio porque no ha habido una constante en la secuencia de entrega a los meses correspondientes. Es decir, que los desembolsos no se han hecho con la normalidad que requieren  las federaciones.

En lo que va de año, las federaciones apenas han recibido el desembolso de los tres primeros meses del 2004, mientras que el correspondiente a abril le fue entregado al Comité Olímpico Dominicano por una deuda que tenían pendientes la Sedefir y las federaciones con ese organismo.

La situación  ha provocado preocupación a algunos federados quienes tienen en agenda la realización de certámenes, que podrían verse obligados a desistir de ellos, por el factor económico.

Tal es el ejemplo de la Federación Dominicana de Balonmano que está a punto de faltar al Campeonato Centroamericano y del Caribe de mayores en la rama femenina, ya que necesita RD$550,000.00 para asegurar su participación en México, en diciembre próximo. Ese efecto también  podría trastornarle los torneos locales, si no reciben a tiempo los recursos que demandan para cumplir con la programación de este año.

Esta situación no es exclusiva de balonmano, sino que ya otras federaciones han manifestado su preocupación, por el  abismo en que se encuentran sus compromisos, en caso que  no se hagan los desembolsos que les corresponden de los meses atrasados. Bienvenido Solano, presidente de la Federación Dominicana de Boxeo,  mostró recientemente su inquietud por la urgencia de que fluyan los recursos que se destinan a esa entidad, en razón de que corre el riesgo de no efectuar tres clásicos nacionales, para los que necesita 800 mil pesos.

Otro que se quejó fue Rafael Sosa por la calamitosa crisis económica que atraviesa la Federación Dominicana de Hockey sobre Césped, ya que para no sucumbir tuvo que utilizar de sus propios recursos.

Pese a los más de 500 mil pesos que dijo tuvo que invertir para no dejar desfallecer esa federación, aún así no fue posible celebrar el Torneo Panamericano de Clubes, cuya realización esta prevista para este mes.

A propósito del tema, es oportuno recordar que el presidente de la Federación Dominicana de Tenis, Mario Emilio Guerrero, tuvo que sacar de sus bolsillos para evitar que sus atletas no participaran en la Copa Davis, a finales de septiembre del presente año.

El secretario de Deportes no está ajeno a la situación y en reiteradas ocasiones ha dicho que gestiona ante autoridades la entrega de recursos para darles a las federaciones las partidas consignadas en el presupuesto para lo que resta del año.

Por tanto, de ser aprobada la solicitud que hizo Payano al Congreso Nacional de un presupuesto de 2 mil millones de pesos para el 2005, la Sedefir podrá ejecutar sus proyectos y continuar con la entrega de recursos a las federaciones.

Pero antes, sería pertinente que el titular de Sedefir se detuviera a evaluar los programas de estas entidades y supervise el destino real que sus directivos dan a esos recursos, para comprobar si se corresponde real y efectivamente con la labor que realizan para impulsar el deporte  que dirigen.