Embajador de Canadá en República Dominicana


Embajador de Canadá en República Dominicana





El embajador de Canadá en República Dominicana, Adam Blackwell, dijo que confía en la renegociación de la deuda privada dominicana con el Club de París, del que su país forma parte, debido a que el gobierno del presidente Leonel Fernández tiene un equipo muy bien calificado para esa renegociación.

Dijo que en este momento hay receptividad y flexibilidad del Fondo Monetario Internacional para restablecer el acuerdo Stand By con la RepúblicaDominicana. “Estamos viendo seriedad en la aplicación de las normas (bancarias) y ojalá que se firme muy pronto” el acuerdo con el organismo internacional.

Blackwell dijo que su país sigue interesado en apoyar a la RepúblicaDominicana tanto en el Club de París, como en el FMI, en el Banco Mundial y en el Banco Interamericano de Desarrollo. Dijo que en el año 2003 pasó un momento muy difícil para el país con la quiebra de tres bancos importantes.

“Voy a decir como lo he dicho en otras ocasiones: la corrupción, el fraude y la impunidad son símbolos de un problema más profundo, que es la falta de institucionalidad. Nuestro papel es de luchar con el gobierno para fortalecer las instituciones. Hace dos semanas firmamos un acuerdo entre la Superintendencia de Bancos de República Dominicana y la Superintendenciade Bancos de Canadá”, dijo el diplomático.

Lamentó lo que pasó con los tres bancos quebrados, y dijo hablar como si fuera dominicano, por el costo que asumió el gobierno para enfrentar esa crisis, que consumió el 17% del Producto Interno Bruto. “El gobierno no puede invertir en salud, educación, lucha contra la pobreza, energía, agua, que son realidades fundamentales, porque tenía que enfrentar esta crisis bancaria. Este es nuestro punto de vista, y no hay ninguna política nuestra que diga si el gobierno no hace esto no vamos a ayudar aquí. No es nuestra manera de trabajar. Como si fuera dominicano, creo que tenemos que enfrentar esta crisis con seriedad y no podemos dejar a la gente sin castigar”, declaró Blackwell en el programa Uno Más Uno, de Teleantillas.

Dijo que el país debe hacerle frente al tema de la impunidad, lo que queda reflejado en el informe de Transparencia Internacional, en el que República Dominicana desciende en el ranking de países con más corrupción. “Todo el mundo está diciendo lo mismo, el procurador, el presidente, y más importante, los dominicanos, que no aguantan más esta impunidad. Yo creo en el derecho de todo el mundo de hablar un poquito de eso”.

Dijo que su preocupación y su punto de vista no es una injerencia en los asuntos internos de la República Dominicana, sino porque como embajador tiene que promover la inversión canadiense en el país y Canadá está apoyando a la República Dominicana ante el Fondo Monetario Internacional y los demás mecanismos de cooperación multilaterales.

El embajador canadiense dijo que su preocupación es porque le importa la República Dominicana, y no porque haya inversionistas de su país en el sector financiero. “Creo que lo importante es que enfrentemos juntos la crisis”, expresó.

Blackwell dijo sentirse complacido de compartir las mismas opiniones que el gobierno norteamericano sobre el tema, y negó que su representación en la República Dominicana haya presionado a ningún juez en una u otra dirección. “Nosotros nunca hemos presionado a ningún juez sobre un caso particular. El trabajo del embajador es averiguar las informaciones y reportarlas honestamente a su capital, de lo que está pasando en un país. Tengo muy buenas relaciones con casi todos los sectores. La pregunta debe hacerse a los jueces, de si yo he tenido alguna conversación privilegiada con él o con ella. Mi preocupación únicamente es saber la realidad, qué está pasando, dónde estamos y poder reportar la información a mi capital”, explicó.

Dijo que hay una confusión en algún sector sobre la preocupación del embajador canadiense en cuanto al fraude en los bancos, dirigiéndola a un caso en particular. En ese sentido explicó que el Scotia Bank compró gran parte de los restos de Baninter, pero lo hizo luego de una investigación exhaustiva. “Yo no participé de ninguna manera en esa compra, y creo que gentes están tratando de confundir las cosas”, concluyó.

En otro sentido dijo que Canadá ha ampliado las facilidades para que los dominicanos puedan viajar a ese país, y que ya se emiten desde el país la mayor parte de las visas que se otorgan. Reveló que semanalmente se producen 180 vuelos de turistas canadienses a la República Dominicana, y que su gobierno está interesado en invertir y mejorar las condiciones de vida de la comunidad de Puerto Plata, una zona turística que fue potenciada por los propios canadienses.

Declaró que recientemente llegó al país Helene Guillot, quien funge como Ministra Consejera, lo que ha representado un crecimiento del 50 por ciento de la embajada. Dijo que durante su gestión como embajador las inversiones de su país en República Dominicana han crecido un 20 por ciento.