El petróleo en nuevos máximos


El petróleo en nuevos máximos





NUEVA YORK. El escaso volumen de reservas de gasóleo acumulado en Estados Unidos, a las puertas del invierno, siguió viernes presionando al alza a los precios y el crudo de Texas cerró, por primera vez, por encima de 55 dólares el barril. 

El Petróleo Intermedio de Texas es el referente para República Dominicana y Estados Unidos.

Al finalizar la jornada de contrataciones, los contratos para diciembre de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) se situaban en 55,17 dólares el barril (159 litros), después de un incremento de 0,70 dólares o un 1,3 por ciento respecto de la sesión anterior.

Este tipo de crudo llegó a tocar un máximo de 55,50 dólares y su precio se mantuvo en alza durante toda la sesión, lo que refleja la fuerte presión compradora que predominó en el mercado neoyorquino.

Esa misma actitud se extendió a los contratos de otros productos que se emplean para calefacción, como el gas natural y el gasóleo, y las alzas arrastraron también en la misma dirección a la gasolina.

Los contratos para noviembre de gasóleo tocaron un precio máximo de 1,60 dólares por galón (3,78 litros) y finalizaron la sesión a 1,59 dólares, dos centavos por encima del valor del jueves. 

Los contratos de gasolina para entrega en ese mismo mes finalizaron la semana a 1,43 dólares el galón, también dos centavos sobre el precio anterior.

El petróleo Brent, de referencia en Europa, finalizó a 51,25 dólares el barril en los contratos para diciembre, 0,53 dólares más que ayer y después de haber tocado 51,55 dólares, un nuevo máximo desde que comenzó en 1988 anegociarse en Londres.

No se descartaba que los operadores neoyorquinos decidieran recoger beneficios en la última sesión de la semana y con ello bajaran algo los precios.

Sin embargo, esa posibilidad parecía cada vez más lejana una vez que se cruzó la línea de 55 dólares y los precios no mostraban ningún síntoma de retroceso.

Los expertos reiteran que el panorama en torno al gasóleo de calefacción, con un bajo nivel de reservas y una alta demanda, es el que más influye en estos momentos en la escalada alcista.

“Es el producto que está dirigiendo el mercado en estos momentos. Es el combustible que se utiliza para calentar los hogares en el Noreste y hay una escasez, a nivel global”, señaló Paul Sankey, analista de Deutsche Bank, durante una intervención televisiva.

Los operadores de los mercados petroleros están pendientes ahora de las previsiones meteorológicas a corto plazo, para calcular con más detalle como puede evolucionar la demanda frente al nivel de oferta de ese y otros combustibles empleados para calefacción.

“Si tenemos un invierno frío (…) podemos ver más alzas. Si es menos severo, puede darse una profunda corrección”, añadió Sankey en el canal televisivo CNBC.

El inminente descenso de temperaturas en el noreste de EEUU, donde se concentran más de tres cuartas partes del mercado doméstico de gasóleo, coincide con un volumen de reservas muy inferior al de hace un año, en una época además en que las refinerías suelen incrementar sus existencias.

Los últimos datos del Departamento de Energía indicaron que las existencias de petróleo son un 3,8 por ciento inferiores a las de igual periodo de 2003, apesar de aumentar en 1,2 millones de barriles en la pasada semana.

En el caso de los productos destilados, que incluyen el diesel y el gasóleo de calefacción, las cifras son aún más desfavorables y el volumen de reservas es casi un diez por ciento menor que hace un año.

En el caso concreto del gasóleo, las reservas bajaron por quinta semana consecutiva y el total de 49,5 millones de barriles es un 12,2 por ciento inferior al que se registraba en igual periodo de 2003.

Frente a ello, la demanda de productos destilados es un 4 por ciento superior a la de hace un año, lo que añade más presión sobre la inclinación alcista de los precios.

El valor del crudo de Texas ha subido en 21,39 dólares o un 63,3 por ciento desde que entró el año y se mantiene por encima de 50 dólares desde comienzos de octubre.