Peligro nazi en Europa y las Américas


Peligro nazi en Europa y las Américas





El ex precandidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, Lyndon LaRouche, quien ahora encabeza el “Comité de Acción Política”, alertó que el mundo ha entrado a “una nueva fase en la movilización hacia un gobierno mundial fascista, que amplifica la importancia de los elementos ya existentes, italianos, españoles y franceses de la internacional nazi”.

LaRouche dijo que el indicio de esta nueva fase es la reciente fusión de dos organizaciones fascistas alemanas, el NPD (Partido Democrático Nacional) y la DVU (Unión Alemana del Pueblo), de cara a las próximas elecciones federales en Alemania. El NPD y el DVU se aliaron para las elecciones estatales del 19 de septiembre de 2004, en las que ambos grupos apoyaron las candidaturas del NPD en Sajonia, y las del DVU en Brandenburgo. “Ésa es la señal. Cuando tienes a la parte sureña de este resurgimiento nazi organizada de forma significativa en Alemania, entonces tienes un verdadero problema. Ya no tienes una amenaza; tienes un problema real. Y en el caso de la actual crisis económica en Europa, tienes un problema grave. Este aparato está movilizándose en condiciones de una crisis de desintegración económica y financiera acelerada, en la que la que hay una incapacidad de los gobiernos de gobernar.

Todas las condiciones están dadas para el lanzamiento súbito de una internacional nazi que existía de antemano, y que ahora ha salido a la superficie. Y lo que está sucediendo en Alemania, en las circunstancias del asunto de la austeridad fiscal del plan Hartz IV, es la clave para su arranque”.

El NPD forma parte de un movimiento fascista que abarca a toda Europa, recientemente formalizado como un nuevo “Frente Nacional Europeo” cuya existencia la promueve un sitio electrónico (www.frentenacionaleuropeo.org) establecido en septiembre de 2004, y controlado por la Falange española (FE).

La alianza salió a relucir primero en una reunión de noviembre de 2002 en Madrid, patrocinada por la FE y Fuerza Nueva de España de Blas Piñar, quien reunió a Forza Nuova de Italia (del aliado de Alessandra Mussolini, Roberto Fiore), al Front National de Francia (de Jean-Marie Le Pen), al partido PPR de Argentina, entre otros. Ahora incluye a Noua Dreapta de Rumania (que son los seguidores del primer dirigente de la Guardia de Hierro rumana de Hitler, Corneliu Codreanu) y a grupos afines de Eslovaquia, Bulgaria, Polonia, Grecia, la República Checa e Inglaterra.

Estos grupos acaban de realizar una media docena de “campamentos de verano”, los cuales ponen el acento en la adoctrinación en la ideología fascista, en los conciertos de “música alternativa”, y en el entrenamiento en las “artes marciales”. Los campamentos, diseñados para producir nazis de hueso colorado, fueron realizados en lugares secretos en Eslovaquia (del 2 al 4 de julio), Alemania (del 23 al 25 de julio), Rumania (del 5 al 8 de agosto), Bulgaria (del 17 al 19 de septiembre) e Italia (el 2 y 3 de octubre).

En la reunión de Rumania participaron varios delegados internacionales, entre ellos Jonathan Fain de la Nacional Alliance de los EU, quien “dio discursos breves subrayando la necesidad de tener una verdadera cooperación política entre nacionalistas, a pesar de todos los obstáculos”, según informó el propio sitio electrónico de Noua Dreapta.

La National Alliance es la principal organización nazi de los EU, y fue creada por el finado William Pierce, autor de “Turner Diaries”, libro que le encontraron a Timothy McVeight al momento de arrestarlo, y en el cual –según algunos informes– se basaron los bombazos de la ciudad de Oklahoma.

LaRouche también señaló que hay redes iberoamericanas que forman parte de esta operación. “Es un resurgimiento explícito de la internacional nazi. La oligarquía la controla en base a la disposición de material combustible. Y el material combustible lo componen esos idiotas embaucados por esa ideología de sangre y tierra de la “Hispanidad”, como en el caso de los cristeros en México”, en la primera mitad del siglo 20. “Sabemos que eran nazis. El partido nazi oficialmente entró y tomó control de los cristeros”.

LaRouche identificó a varios agentes de América Central y del Sur que infiltraron su organización, como el clan Carrasco, Ricardo Olvera y Fernando Quijano, quienes fueron reclutados a esta red fascista internacional.

Ese par es típico de los que están asociados con Blas Piñar de España y compañía. LaRouche subrayó que es natural que los pretendidos ataques en contra suya y de su movimiento vendrían de estos círculos fascistas, y seguido de redes de un antisemitismo virulento, y de sus controladores que operan tras la fachada de ciertas facciones de agrupaciones religiosas que funcionan en la tradición de las redes de la “línea de ratas” nazi del período de la posguerra.
(Servicios de EIRNS).