Los libros no morirán jamás


Los libros no morirán jamás





Los libros no morirán jamás

Las nuevas técnicas de comunicación alteraron costumbres en la forma de informarse. Los diarios leídos por medio del sistema de internet superan ampliamente a los de papeles impresos y algo similar ocurre con las revistas u otro tipo de publicación gráfica tradicional.

Los folletos impresos o catálogos detallando cualidades de los productos elaborados por las empresas fueron remplazados por las páginas especiales de internet donde cada fábrica o empresa hace conocer sus productos en sitios interactivos.

El papel impreso está siendo remplazado por el monitor de la computadora o por la pantalla del teléfono celular inteligente. Los libros –si bien sintieron parte del impacto de los avances tecnológicos- siguen teniendo vigencia y sus hojas impresas siguen teniendo la magia que la computación todavía no pudo desplazar.

Los amantes de las lecturas -e inclusive los estudiantes de cualquier materia o especialidad- prefieren los libros impresos a las publicaciones que se pueden obtener por computadora.